Introducción

La presencia de erisipela porcina en nuestro país probablemente esté asociada a los peces por cuanto el primer caso descrito de esta enfermedad estuvo relacionado con el suministro de pescados insuficientemente cocidos en la ración de cerdos (Pinochet, 1964); por otra parte el primer aislamiento de Erysipelothrix rhusiopathiae en el hombre correspondió a una persona que consumía con frecuencia pescado ahumado (Gilabert, 1968). De igual modo, serotipos de la bacteria aislados originalmente de peces han sido también descritos en cerdos como el 6 en Estados Unidos de Norteamérica (Wood y Harrington, 1978) y el 4 en Chile (Sánchez y col., 1991); ambos se incluyen entre las más altas frecuencias de E. rhusiopathiae en cerdos de estos países. Contrariamente otros serotipos, obtenidos originalmente desde cerdos, han sido también encontrados en peces (Hashimoto y col., 1974). Todos estos antecedentes dejan bastante en claro que entre Erysipelothrix de los peces y de los cerdos existe alguna relación, seguramente de carácter epidemiológico.

Los aislamientos a partir de peces se han realizado a partir de tegumento externo de ellos, asignándole a este hallazgo una relación huésped-bacteria totalmente pasiva (Schoop y Stoll, 1966). No ha sido descrito aún el papel que cumplen los peces en la infección, si sufren una septicemia, multiplican el agente o lo transportan de un lugar a otro.

En Chile, los serotipos que afectan crónicamente a los cerdos reflejan situaciones que difieren a las descritas en Japón (Hashimoto y col., 1974), Estados Unidos de Norteamérica (Wood y Harrington, 1978) y Australia (Cross y Claxton, 1979), lo que da a entender que las características epidemiológicas de esta enfermedad en cerdos pudieran ser distintas. Sánchez y col. (1991) encontraron que el serotipo 4 es el predominante en Chile junto a un serotipo Nuevo recientemente descrito.

Ante la sospecha de que las características epidemiológicas de estos problemas en cerdos pudieran involucrar de alguna manera a los peces, el objetivo de este estudio es conocer si los serotipos de E. rhusiopathiae más frecuentemente involucrados en éstos son capaces de infectar y multiplicarse en una especie de pez de agua dulce, frecuente en cursos de agua ubicados en la principal área de explotación porcina del país.

 

 Financiamiento por proyecto FONDECYT 808-89.

 

Material y métodos

Se utilizaron 96 peces de agua dulce, Cheirodon pisciculus (pocha)* adultos, con peso promedio de 1,8 g, capturados en un río de precordillera (33º55' latitud sur y 70º44' longitud oeste); se distribuyeron al azar en seis grupos de 16 peces, en acuarios de 30 1 de agua potable declorada, mantenidos a una temperatura de 22ºC y alimentados con un producto comercial para peces de acuario**. Desde su captura hasta el inicio de la experiencia, los peces cumplieron un período de adaptación de 30 días.

Para infectar experimentalmente a los peces se utilizó una mezcla en partes iguales de dos cepas de E. rhusiopathiae del serotipo 4: 75 L y 86 B y una mezcla en partes iguales de tres cepas de un serotipo Nuevo recientemente descrito (Sánchez y col., 1991): 19 S, 106 S y 100 T. Todas las cepas, provenientes de artritis porcina, fueron independientemente suspendidas en agua declorada a una concentración de 8 x 105 UFC/ml***.

Los peces fueron inoculados en dos formas, una por simple inmersión en la suspensión bacteriana durante 15 minutos y otra por medio de una escarificación realizada con bisturí en la zona dorsolateral derecha en una superficie aproximada de 0,5 cm2, previa anestesia con MS-222R en concentración de 100 mg/l de agua declorada. Luego de la escarificación, los peces fueron sumergidos por 15 minutos en las respectivas suspensiones bacterianas.

El esquema de infección se realizó manteniendo los seis grupos independientemente en sus acuarios:

Grupo A, inoculado con la mezcla del serotipo Nuevo por simple inmersión. Grupo B, inoculado con la mezcla del serotipo Nuevo por escarificación e inmersión. Grupo C, inoculado con la mezcla del serotipo 4 por simple inmersión. Grupo D, inoculado con la mezcla del serotipo 4 por escarificación e inmersión.

Se mantuvo dos grupos controles no infectados, uno con peces que fueron escarificados y el otro con peces sin tratamiento.

Durante 14 días postinoculación, los peces de todos los grupos fueron sometidos a dos observaciones diarias con el fin de registrar modificaciones de conducta a los estímulos de alimentación, acústicos y visuales.

A los días 3, 7, 10 y 14 postinoculación, se sacrificaron con una sobredosis de anestésico cuatro peces por grupo, los que fueron sometidos a necropsia. Fue obtenida de cada pescado una muestra del tercio posterior del riñón, la que fue cultivada para aislamiento de E. rhusiopathiae. Las colonias sospechosas fueron identificadas de acuerdo a Jones (1986). Los resultados fueron analizados considerando el número de peces por grupo y día postinoculación, desde los cuales se aisló E. rhusiopathiae.

_________

Notas

* Nombre vulgar chileno. volver
** Tetramin . volver
*** UFC, Unidades Formadoras de Colonias. volver
R : Laboratorios Sandoz. volver
 

Resultados

Los peces de los grupos C y D, inoculados con serotipo 4, no manifestaron cambios de comportamiento en relación a los peces de los grupos controles. En cambio aquellos de los grupos A y B, inoculados con serotipo Nuevo, experimentaron una franca disminución del apetito que se acentuó entre los días dos y ocho postinoculación y cuya recuperación no fue completa hasta el final de la experiencia. Los peces de estos últimos grupos reaccionaron con excitación marcada ante estímulos de movimiento o sonido, desde el día tres hasta el final de la experiencia. En el grupo A, inoculado por inmersión, estas alteraciones fueron más moderadas.

Durante el período de observación, en ninguno de los grupos se registró muerte de los peces.

No se logró aislamiento de E. rhusiopathiae en los grupos inoculados con la mezcla del serotipo 4, como tampoco en los grupos controles.

Los peces inoculados con la mezcla del serotipo Nuevo permitieron el aislamiento de E. rhusiopathiae en los diferentes días de observación, cuyo detalle se presenta en el cuadro 1.

CUADRO 1 AISLAMIENTO DE ERYSIPELOTHRIX RHUSIOPHATIAE SEROTIPO NUEVO, DESDE PECES INOCULADOS, EN LOS DÍAS 3, 7, 10 Y 14 POSTINOCULACIÓN EXPERIMENTAL

Día postinoculación

-n sacrificados Aislamientos de E. rhusiopathiae Total aislamiento

inmersión

escarific. e inmersión

  3

8

1/4

3/4

4/8

  7

8

1/4

1/4

2/8

10

8

0/4 

3/4

3/8 

14

8 0/4 3/4 3/8
  - 32 2/ 16 10/16 12/32

Discusión

El interés de estudiar el serotipo 4 y el serotipo Nuevo recientemente descrito, se debe a que ellos constituyen las mayores frecuencias de E. rhusiopathiae aisladas desde erisipela crónica porcina en el país. Cepas de estos serotipos ya han sido estudiadas en su patogenicidad en ratones y pollos, demostrando ambos ser patógenos sólo para los primeros (Sánchez y col., 1991).

Para comprobar el efecto patológico de estos serotipos en peces, se eligió la especie Cheirodon pisciculus por tratarse de un pez nativo de Chile que en la zona central del país se encuentra en cantidades muy abundantes, formando grandes cardúmenes en ríos y esteros, constituyendo además una especie forrajera de otros peces y aves (Duarte y col., 1971); su adaptación a amplios rangos de temperatura lo hace activo durante el transcurso de todo el año en cursos de agua que sirven a áreas donde se concentra la mayor cantidad de cerdos del país.

Muchos agentes patógenos son incapaces de penetrar en los peces por la simple inmersión de éstos en agua contaminada, requiriéndose entonces una solución de continuidad o escarificación (Rasheed y Plumb, 1984); por este motivo, se utilizaron estas dos vías para provocar la infección.

El período de observación se hizo en base a otras experiencias con bacterias patógenas en peces (Rasheed y Plumb, 1984) y al carecerse de información sobre la capacidad infectante de E. rhusiophatiae en ellos, se procedió a tomar muestras seriadas en varias ocasiones durante el estudio. En esta experiencia se perseguía conocer la susceptibilidad de Ch. pisciculus a E. rhusiopathiae expresada como infección sistémica, para considerarlo no sólo como un portador pasivo de la bacteria; por este motivo la muestra elegida fue riñón, como lo recomiendan Baudin-Laurecin y Germon (1987).

Los resultados obtenidos con el serotipo Nuevo, implican una interrelación bacteria-pez que puede traducirse en un estado permanente de liberación de la infección a los cursos de agua y por esta vía, a otros peces y aves depredadores.

Si bien el serotipo 4 no demostró patogenicidad para Ch. pisciculus no puede descartarse que este mismo pez y otras especies de peces puedan adherirlo a su tegumento externo, ya que de hecho este serotipo, junto a otros, ha sido encontrado en tegumento externo de peces de agua dulce y salada (Shuman, 1953; Lamont, 1979).

Las concentraciones bacterianas y tiempos de inmersión, ya utilizados para otros agentes patógenos en peces (Baudin-Laurecin y Germon, 1987), resultaron adecuados en la infección con E. rhusiopathiae.

El período de observación de 15 días utilizado, puede considerarse adecuado por cuanto permitió apreciar cambios de comportamiento que disminuyeron durante el mismo período. En relación al aislamiento bacteriano, el período de observación permitió aislar E. rhusiopathiae tanto en los peces infectados por inmersión como por escarificación e inmersión, aunque este último tratamiento fue mucho más eficiente.

Como algunos peces infectados, únicamente por inmersión, permitieron el aislamiento bacteriano desde riñón, se deduce que esta vía también puede generar un cuadro septicémico sin necesidad de solución de continuidad del tegumento externo para el ingreso del microorganismo.

Si bien los resultados de susceptibilidad obtenidos son válidos sólo para Ch. pisciculus empleado en esta experiencia, dejan la inquietud sobre el papel que E. rhusiophatiae, especialmente el serotipo Nuevo, pueda jugar en especies de agua dulce como las truchas o en anádromas como el salmón, donde no sólo debe considerarse el efecto patogénico que la bacteria produciría en estas especies, sino además el papel del pez como portador del agente infectante, con las consecuencias sanitarias y económicas que esto puede significar.

El papel que Ch. pisciculus pueda desempeñar en la epidemiología de la erisipela porcina en la zona central de Chile, queda como una interrogante necesaria de dilucidar.

Referencias

BAUDIN LAURENCIN, F., E. GERMON. 1987. Experimental infection of rainbow trout, Salmo gairdneri R., by dipping in suspensions of Vibrio anguillarum: ways of bacterial penetration; influence of temperature and salinity. Aquaculture. 67:203-272

CROSS, G.M., P.D. CLAXTON. 1979. Serological calssification of australian strains of Erysipelothrixrhusiopathiae isolated from pigs, sheep, turkeys and man. Austr. Vet. J. 55: 77-81.

DUARTE, W., R. FEITO, C. JARA, C. MORENO, A. ORELLANA. 1971. Ictiofauna del sistema hidrográfico del r o Maipo. Bol. Mus. Nac. Hist. Nat. Chile. 32:227-268.

GILABERT, B. 1968. Endocarditis bacteriana por Erysipelothrix insidiosa. Primer caso humano verificado en Chile. Bol. Hospital San Juan de Dios. 15: 390-392.

HASHIMOTO, K., Y. YOSHIDA, H. SUGAWARA. 1974. Serotipes of Erysipelothrix insidiosa isolated from swine, fish and birds in Japan Nat. Inst. Anim. Hlth. Quart. 14: 113-120.

JONES, D. 1986. Genus Erysipelothrix. In Bergey's Manual of Systematic Bacteriology. Sneath et al. eds. Baltimore, Williams and Wilkins. Volume 2, pp. 1245-1249.

LAMONT, M. H. 1979. Erysipelothrixrhusiopathiae: Epidemiology and infection in sheep. Vet. Bull. 49(7): 479-495.

PINOCHET, L. 1964. Primer caso de erisipela porcina en Chile. Rev. Soc. Med. Vet. Chile. 14(2): 37-39.

RASHEED, V., J. PLUMB. 1984. Pathogenicity of a Non-Haemolytic Group B Streptococcus sp in Gulf Killifish (Fundulus grandis, Baird and Girard). Aquaculture. 37(2): 97105.

SÁNCHEZ, M.L., B. LANGERFELDT, A. GONZÁLEZ, V. MEULLESTEF, C. BORIE. 1991. Serotipificación de Erysipelothrix rhusiopathiae en cerdos con artritis en Chile. Avances en Ciencias Veterinarias. En prensa.

SCHOOP, G., L. STOLL. 1966. Die auf Fischen vorkommenden Erysipelothrix- Typen Ein Beitrag zur Epidemiologie des Erysipeloids Z. med. Mikrobiol. u. Inmunol. 152:188-197.

SHUMAN, R.D. 1953. Swine erysipelas: In: Dunne, H. W. ed.: Diseases of swine. Towa State University Press, Ames, EE.UU. pp. 335-364.

WOOD, R. L., R. HARRINGTON. 1978. Serotypes of Erysipelothrix rhusiopathiae isolated from swine and from soil manure of pens in the United States. Am. J. Vet. Res. 39(11): 18331840.

Recibido el 17 de junio de 1991, aprobado el 21 de enero de 1992.