Contenido

Al usar en la raza Holstein Friesian (HF) un siste­ma de crianza artificial se podría demostrar su ca­pacidad para producir carne. Resultados favorables obtenidos por Godoy y Bidegain (1966) con novi­llos manejados en un sistema semiintensivo, plan­tearon la necesidad de rebajar costos, usando praderas artificiales en una zona que por sus con­diciones bioclimáticas fue recomendada por Di Castri y Cols. (1962) para el desarrollo de bovinos durante todo el año.

El objetivo de este trabajo fue establecer la ga­nancia diaria del novillo HF alimentado en prade­ra artificial desde los 6 meses hasta la venta.

Material y métodos

Se analizaron 102 novillos hijos de vacas finas por cruza y toros H F de pedigrée, de primero a octavo parto de un predio de la comuna de Licantén, VII Región de Chile. Las características climáticas me­dias anuales fueron una pluviometría de 642,8 mm; temperatura de 13,9°C y una humedad relativa de 78%.

El manejo en una primera etapa fue de crianza artificial, desde el nacimiento hasta una edad pro­medio de 191 días y castración 15 días antes de su término, según fue descrito por Godoy y Bidegain (1966). Una segunda etapa consistió en pastoreo directo en pradera de riego sembrada con una mez­cla de partes iguales de trébol ladino (Trifolium repens latum) y ballica inglesa (Lolium perenne) establecida cinco años antes, sin protección frente a factores climáticos ambientales. La carga por hectárea fue de ocho novillos entre los 6 y 12 me­ses de edad y de 4 novillos entre los 12 y 22 meses. El pastoreo tuvo una duración promedio por novi­llo de 478 días. El pesaje individual de terneros y novillos se realizó mensualmente a la misma hora y en iguales condiciones de destare.

Se describieron estadísticamente las variables peso al nacer y ganancia diaria. La comparación de estas variables, entre número ordinal del parto (NOP) y entre estaciones, se realizó mediante un análisis de varianza.

Resultados y discusión

El peso promedio de los terneros HF al naci­miento fue de 43,7 kg ± 4,8 kg y el peso a la ven­ta (a una edad media de 659 días) fue de 502,8 kg ± 42,8 kg.

La línea de regresión entre peso (Y) con edad (X) fue: Yc = 35,77 + 0,69 X, con un R2 = 0,96. La ganancia diaria, 0,69 kg/día fue inferior a 0,75 kg obtenidos por Godoy y Bidegain (1966) en un sistema semiintensivo.

En relación al número ordinal del parto (NOP) (cuadro 1) se observa uniformidad en el peso al nacer no detectándose diferencias significativas. Esto se debería al buen desarrollo corporal de las madres por una alimentación sostenida y de cali­dad además de un adecuado manejo sanitario. Por otra parte, se observa en este mismo cua­dro que las diferencias en ganancia diaria son mínimas. No tienen significación estadística.

CUADRO 1 PESO AL NACER Y GANANCIA DIARIA EN MACHOS HOLSTEIN FRIESIAN, SEGÚN NÚMERO ORDINAL DEL PARTO

-

-

Número del parto

I y II

III

IV  y más

Peso al nacer kg- -

Promedio

43,3

43,1

44,6

Desv. típica

4,3

6,5

3,7

Coef. variación

9,9%

15,1%

8,3%

Ganancia diaria (kg)

Promedio

0,700

0,695

0,701

Desv. típica

0,067

0,076

0,059

Coef. variación

9,5%

11,0%

8,4%

N° observaciones

45

26

31

El Cuadro 2 muestra que los mayores pesos al nacer corresponden a primavera e invierno, pero tampoco las medias difieren significativamente. Entre las condiciones climáticas, la temperatura podría ser un factor determinante del desarrollo y calidad de la pradera en la etapa preparto influ­yendo en el peso del ternero al nacer. Los registros de temperatura máxima media de la zona dan los siguientes valores: primavera 21,6°C; verano 29,8°C; otoño 21,6°C; e invierno 13,7°C.

La ganancia diaria según estación de nacimiento presenta una gran uniformidad (cuadro 2) detec­tándose diferencias significativas lo que señalaría que la estación del año en que nace el ternero no influye en su desarrollo posterior.

La pradera usada, compuesta en un 50% de tré­bol ladino de excelente desarrollo y calidad, alcan­za durante todo el año un 80% de digestibilidad (Jones, 1972); mientras que igual porcentaje de ballica por acción térmica estival, rebaja su calidad a un 50% de digestibilidad al favorecer su ciclo reproductivo. Los conocimientos actuales sobre manejo de gramíneas en verano, permitirían me­jorar los resultados, evitando la elongación del tallo y aparición de espiga, cortando el ciclo reproductivo para su digestibilidad a una tasa uniforme durante todo el año.

Según Silva (Porte, 1977) la regulación del consumo para satisfacer las necesidades energéticas se cumplen si la digestibilidad de la materia seca de la ración está entre 55 a 65% y el valor energético está entre un 2,5 a 2,9 kcal/g respectivamente, condiciones que se dan ampliamente con la mezcla de trébol ladino y ballica inglesa.

CUADRO 2 PESO AL NACER Y GANANCIA DIARIA EN MACHOS HOLSTEIN FRIESIAN, SEGÚN ESTACIÓN DE NACIMIENTO

- -

Primavera

Verano

Otoño

Invierno

Peso al nacer (kg)

Promedio

45,1

42,3

43,4

44,2

Desv. típica

3,5

5,2

5,5

4,4

Coef. variación

7,6%

12,3%

12,6%

9,9%

Ganancia diaria (kg)

Promedio

0,698

0,695

0,698

0,704

Desv. típica

0,059

0,041

0,105

0.057

Coef. variación

3,4%

5,9%

15,1%

8.1%

N° observaciones

21

31

23

27

Referencias

DI CASTRI, F., R. HAJEK, V. ASTUDILLO. Importan­cia pecuaria de los ambientes favorables chilenos. Bol. Prod. Anim. (Chile) l: 7-20, 1962.

GODOY, M., J. BIDEGAIN. Producción de carne bovina de raza Holstein Friesian. 5° Congreso Panamericano de Medicina Veterinaria y Zootecnia. Caracas. Vene­zuela. 1966. v. 1, p. 318-328.

JONES, G.M. Chemical factors and their relation to feed intake regulation in ruminants: A review. Can. J. Anim. Sci.: 207-239, 1972.

SILVA, M. La pradera como alimento. In Producción de carne bovina. E. Porte, ed. Santiago, Universitaria, 1977.