Contenido

Por las características de rusticidad y adaptabilidad a las diferentes condiciones ambientales, los capri­nos se distribuyeron a lo largo de Chile. Al pasar los años quedaron relegados a zonas marginales, de tal forma que en la actualidad se les encuentra, principalmente, en las zonas áridas y semi-áridas del país (Martínez, 1976).

En Chile, existe una importante población rural que vive del caprino y de los productos que éste genera. Para la mayoría de las personas dedicadas a esta explotación, la cabra tiene una importancia económica y social, ya que constituye la principal fuente de sustento, recurso de proteína animal y es la principal fuente de ingresos (Iren-Corfo, 1977; Núñez y Cols., 1986).

Los sistemas de producción caprina se caracteri­zan mayoritariamente por ser de tipo extensivo, te­niendo como objetivos la producción de leche y carne. También se aprovechan el estiércol y los cueros (Cosio y Demanet, 1984).

Como fuente de alimento para el ganado, se uti­liza la pradera natural de zonas marginales, de mala calidad y escasa producción de forraje (Martínez, 1976) donde los animales pastorean y ramonean arbustos. Normalmente se realiza un manejo inadecuado de la pradera y de los animales (Meneses y Cols., 1982).

Al inadecuado manejo de los recursos en general, y de los forrajes en especial, hay que agregar el ba­jo nivel productivo de los animales, debido al me­dio deficiente en que se desarrollan. No existe una selección y mejoramiento de los caprinos hacia un tipo definido de producción especializada (Pérez y Cols., 1987).

Estas características han condicionado la exis­tencia de una baja producción de leche y períodos de lactancias cortas (Pérez y Cols., 1987). Según datos entregados por Iren-Corfo (1977), la pro­ducción de leche diaria por animal, en las comuni­dades agrícolas de la IV Región, fluctúa entre 0,5 a 1 litro, con un promedio de 0,8 litros. La dura­ción de las lactancias varía entre 120 y 180 días, lo que involucra producciones por animal que varían entre 60 y 270 litros.

En un estudio realizado en la Comuna de San José de Maipo (Región Metropolitana), se encon­tró que la producción de leche diaria era de 0,56 litros por hembra al día y que la temporada de producción láctea tiene una duración de 5 me­ses (Núñez y Cols., 1986) en tanto que Pérez y Cols. (1987) presentan promedios de producción total de leche que varían entre 92,5 kg y 162 kg según número ordinal del parto en hembras de pri­mera a cuarta lactancias, en una investigación efectuada en la Región Metropolitana (Comuna de Paine).

Conociendo la situación actual del caprino se podrían identificar aquellas causales de ineficien­cia que existan, proponer medidas que resulten re­comendables para su mejoramiento y así vencer el grado de ineficiencia y retraso de su producción y explotación.

El presente estudio se ha planteado con el obje­tivo específico de comparar la producción de leche de cabras criollas de primera, segunda y tercera lac­tancias, manejadas en un sistema de explotación tradicional.

Material y métodos

El presente estudio se realizó en un pedio situado a 4 km de San Felipe, V Región ( 32º45' Latitud Sur y 70°44' Longitud Oeste). El campo cuenta con una superficie de 540 hectáreas, 40 de las cua­les son terrenos regados, correspondiendo el resto a cerros de relieve escarpado y otros de lomaje suave.

El rebaño, compuesto por animales criollos, estaba formado por 267 hembras y 5 reproducto­res. Del total de hembras se seleccionaron 26, dis­tribuidas según número ordinal del parto en las si­guientes categorías: 9 de primer parto, 10 de se­gundo y 7 de tercero. La selección de los animales consideró que éstos fueran contemporáneos en fe­cha de parto, admitiéndose diferencias de hasta 5 días, situación que redujo el número de animales considerados en los distintos grupos experimenta­les.

La alimentación de los caprinos se basó exclusi­vamente en la pradera natural, excepto en los de primera lactancia, los que recibieron 200 g de heno de alfalfa por cabeza/día, durante el último mes de gestación y en los dos primeros meses de lactancia, con el objeto de asegurar un desarrollo más ade­cuado de ellos.

Durante los dos primeros meses de lactancia, las crías fueron alimentadas por sus madres, permane­ciendo junto a ellas por la noche y quedando esta­buladas durante el día. Para el control productivo, se separó al cabrito el día previo.

La producción láctea se controló una vez por semana durante 238 días, ya que su registro poste­rior no se justificaba en términos comerciales. Los meses considerados fueron julio de 1983 a marzo de 1984.

En base a los registros individuales de control lechero, se calculó para cada cabra, la producción de leche acumulada en kilos en el período completo de lactancia (Wiggans y Grossman, 1980). Para es­to se ponderó por la densidad los litros de leche producidos. Además, se determinó la producción promedio diaria de leche.

Se realizó la descripción estadística de la pro­ducción de leche por control, en base a los si­guientes estadígrafos: promedio, desviación están­dar, coeficiente de variación y valores máximos y mínimos.

Para estimar las diferencias en la producción en­tre los caprinos de primera, segunda y tercera lac­tancias, se utilizó el análisis de varianza, para lo cual la producción se estandarizó a un período productivo de 36 semanas.

Resultados y discusión

Producción total de leche. La descripción esta­dística de la producción láctea acumulada se presenta en el cuadro l. Al analizar este cuadro, se puede observar que la máxima producción se obtuvo en las hembras de segundo parto, luego en las de tercero y la menor cantidad en las de primer parto, sin mostrar diferencias significativas (p 0,05). Pese a esta situación se puede apreciar que las cabras de segundo parto produjeron 15,2% y 2,74% más en relación con las hembras de pri­mer y tercer parto, respectivamente, circunstancia que es corroborada por la literatura, ya que al aumentar la edad de las hembras se incrementaría la producción láctea (García y Cols., 1986).

CUADRO 1 PRODUCCIÓN DE LECHE DE CABRAS SEGÚN NÚMERO ORDINAL DE PARTO

Parto

Prod. Leche Acumulada (kg)

CV %

Producción Total (kg)

Prod. Diaria (kg)

CV (%)

Máxima kg

Mínima kg

Máxima

Mínima

Primero

166,77

21,93

158,34

80,75

0,503

21,87

0,628

0,318

Segundo

149,58

12,27

169,36

119,67

0,625

20,80

0,881

0,467

Tercero

145,48

17,95

177,38

110,58

0,575

15,65

0,69

0,467

También es necesario destacar que, a pesar de estar todos los animales bajo idénticas condiciones alimentarias (Alimentación basada exclusivamente en pradera natural mediterránea), las hembras de primer parto fueron suplementadas, lo que podría haber repercutido en una mayor producción de este grupo, enmascarando el efecto del número or­dinal del parto en el nivel de leche producido.

Los resultados encontrados, en el presente tra­bajo son difíciles de comparar con los citados por la literatura nacional y extranjera, debido a las di­ferencias dadas por raza, manejo, clima y alimen­tación. Además, habría que agregar que la ma­yoría de las investigaciones indican resultados, en los que los rebaños controlados no son agrupados por número ordinal del parto, por lo que las com­paraciones revisten sólo un carácter de referencia.

Al comparar los resultados del presente estudio, el que presenta un rango promedio de producción anual de leche entre 126,8 y 149,6 kg, con traba­jos nacionales, se puede observar que son semejan­tes a los entregados por Pérez y Cols., (1987), quienes entregan cifras de producción de 162, 121, 120 y 92,5 kg para hembras de primero a cuarto parto, en la Comuna de Champa (Región Metropo­litana), y son superiores a los entregados por Gar­cía y Cols. (1986) en la Estación Experimental de Las Cardas, región mediterránea árida, de 45,3, 54,1 y 63,2 kg, en hembras de 1, 2 y 4 años y más. Es necesario destacar que en este último trabajo no se consideran los dos primeros meses de lactancia, período en que se logra el máximo de producción. En cambio son inferiores al promedio de produc­ción de 166 kg de leche, indicado por Fuller (1983) en cabras Anglo-Nubian mantenidas bajo condiciones de explotación semiintensivas, alimen­tadas con heno de gramíneas, concentrados y pas­toreo de praderas naturales de la X Región.

Producción diaria de leche. La descripción es­tadística de esta característica se presenta en el cuadro 2, observándose que la producción dia­ria de leche muestra las mismas tendencias que la producción total.

Estos resultados son semejantes a los datos ob­tenidos por Núñez y Cols. (1986), y por Pérez y Cols, (1987) en diferentes rebaños de la Región Metropolitana y a los de García y Cols. (1986), re­gistrados en la Estación Experimental Las Cardas y a los informados por Demanet y Cosio (1986) obtenidos en cuatro rebaños de las Regiones IV y V. En su conjunto todos estos autores entregan ci­fras promedios diarias que fluctúan entre 313 a 988 g de leche.

Estado de lactancia. Los valores obtenidos en la descripción estadística de la producción de leche en cada control semanal se presentan en la figura l. En ella se pueden visualizar las varia­ciones que presenta esta característica a través de la lactancia. Las máximas producciones se alcanzan en la séptima semana, en las cabras de primer y segundo parto y en la cuarta semana en las de tercera lactancia, logrando registros de producción de 974, 1230 y 1032 g, respectiva­mente. Tomando como unidad de comparación el nivel de producción de las hembras de primer par­to, éstas presentarían el 70 y 94% de lo obteni­do en las cabras de segunda y tercera lactancias, situación que estaría confirmando que al incre­mentarse la edad de los caprinos aumenta la producción láctea. (Cosio y Demanet, 1984; García y Cols., 1986).

 

Figura 1. Producción diaria de leche de cabra, según número de lactancia.

Estos resultados son concordantes con los obte­nidos por Cosio y Demanet (1984), quienes seña­lan que el máximo de producción se alcanza entre la sexta y octava semana, en hembras cuyas lactan­cias son superiores a los 100 días de duración. En cambio difieren de los indicado por French (1970), quien menciona que el máximo se alcanzaría más tardíamente y entre la octava y la décimo segunda semana.

Duración de lactancias. El promedio de dura­ción de lactancia se presenta en el cuadro 2, donde se observa que la mayor duración de lac­tancia se obtuvo en las hembras de tercer parto y la menor en las de segundo, no existiendo diferencias entre los grupos (p 0,05). Estas cifras son similares a las descritas por Gall (1981), quien señala que la lactancia de las cabras tiene una lon­gitud que fluctúa entre 200 a 300 días y son dis­tintas a las indicadas por Pérez y Cols. (1987) de 180 días y a las de Núñez y Cols. (1986) de 150 días, situación que podría deberse a diferencias raciales, alimentación y manejo.

De acuerdo con los antecedentes entregados se concluye que las cabras de primera lactancia tienden a pro­ducir menos leche que las de segunda y tercera lac­tancias. La producción de leche es un parámetro de alta variabilidad por lo que para obtener res­puestas significativas debería utilizarse un mayor número de repeticiones. Las mayores diferencias en producción de leche se producirían entre la cuarta a séptima semanas.

CUADRO 2 DURACIÓN PROMEDIO DE LACTANCIAS (DÍAS) EN CABRAS DE DIFERENTES LACTANCIAS

Lactancia

 Promedio

DE

CV %

Producción máxima

Producción mínima

n

Primera

249,33

15,51

6,22

255

208

9

Segunda

239,00

37,00

15,48

257

150

10

Tercera

250,14

16,46

6,58

258

213

7

Referencias

COSIO, F., R. DEMANET. Ecosistemas pastorales de la zona mediterránea árida y semiárida de Chile. Análisis de sistemas caprinos de la zona mediterránea semiárida de Chile. Quillota. U. Católica de Valparaíso, Escuela de Agronomía, Depto. de Producción Animal, 1984. 62p.

CHILE, INSTITUTO DE RECURSOS NATURALES - CORPORACION DE FOMENTO DE LA PRODUC­CION. Estudio de las Comunidades Agrícolas, IV Re­gión. Uso y manejo actual. Santiago, 1977. v. 9. 54 p. (Publicación N° 20).

FRENCH, M. Observaciones sobre las cabras. Roma, FAO. 234 p. (FAO. Estudios agropecuarios N° 80). 1970.

FULLER, V. Producción y composición de leche de ca­bras Anglo Nubian en Valdivia. Tesis Lic. Agron. Val­divia, U. Austral de Chile, Fac. Cs. Agrarias. 1983. 55 p.

GARCIA, X., J. MAGOFKE, P. AZOCAR, M. de la P. AYLWIN. Influencia de algunos factores no genéticos como fuentes de variación en la producción de leche de cabras criollas de la zona mediterránea árida de Chile. Avances en Producción Animal. 11: 77-85, 1986.

PÉREZ, P., P. BERTI, C. ALVEAR, G. FERRANDO, J. GALMEZ, J. PITTET. Descripción de la curva de pro­ducción láctea en cabras mantenidas en condiciones de explotación tradicional. XII Reunión Anual de la So­ciedad Chilena de Producción Animal. Santiago, 1987. (Resumen).

PINKERTON, F. Factors affecting yield and composición of goat milk. In: Goat production technologies. San­tiago, FAO Regional Office for Latin America and Caribbean. 1986. 23-33.

WIGGANS, G., M. GROSSMAN. Computing lactation record from sample day production. Dairy Herd Im­provement Letter. 56: 1-5, 1980.