Artículos Generales

  • Curva de lactancia e influenza del número ordinal del parto en cabras criollas chilenas

Resumen

Para optimizar la explotación caprina nacional, en cuanto a producción de leche, es preciso caracterizar la eficiencia de las diferentes etapas del proceso productivo y, dentro de ellas, las particularidades de la lactancia en condiciones de campo es fundamental. El propósito de este trabajo es analizar la producción láctea en cabras mantenidas en condiciones extensivas y verificar la influencia del número ordinal de parto sobre ella.

Con este fin se controló un rebaño de 41 hembras distribuidas en 12, 19 y 10 animales de segundo, tercer y cuarto parto, respectivamente, todas ellas mantenidas sobre pradera natural mediterránea. La ordeña fue manual y una vez por día, realizándose dos controles semanales desde la 1a a la 28a semanas de lactancia; la producción diaria de leche se ajustó al modelo algebraico de Wood (R2=0.63).

No se encontraron diferencias significativas entre las hembras de segundo y tercer parto, pero ambas tuvieron una producción total significativamente mayor que las de cuarto parto (p ≤ 0,05). La producción máxima de leche se produjo en la 4a semana para las cabras de 3er y 4º parto y en la 6a semana para las de 2º parto. La producción promedio diaria acumulada del rebaño fue de 92,57 kg durante el período controlado.

El bajo nivel productivo del rebaño se debería a un déficit nutricional y a un deficiente potencial productivo del rebaño.

Palabras claves: Caprinos, parto, lactancia.

Abstract

In orden to improve national goat milk production it is necessary characterize the particular aspect of the productive process in the native goats under field management. The purpose of this study is to evaluate the influence of the number of parturition on milk production in native goats under range conditions.

Forty one chilean creole goats divided in 12, 19 and 10 in their second, third and fourth parturition and kept under range management in a natural mediterranean prairie, were controlled for milk production from the 1st up the 28th   week of lactation, twice a week. The animals were milked once a day and daily production values adjusted by Wood algebraic model (R2=0.63).

There was no statistical significant differences in milk production between females of 2nd  and 3rd parturition, but both differs significantly from those in their 4th  parturition. The highest production was observed in the 4th  week in goats on their 3rd  and 4th  parturition and in the 6th  vveek for those of 2nd  parturition. The average daily accumulated production was 92,57 kg for all the herd.

The low productivity observed can be attributed to a nutritional deficit and poor genetical selection.

Key words: Goats, pregnancy, milk production.

 

Abstract

Para optimizar la explotación caprina nacional, en cuanto a producción de leche, es preciso caracterizar la eficiencia de las diferentes etapas del proceso productivo y, dentro de ellas, las particularidades de la lactancia en condiciones de campo es fundamental. El propósito de este trabajo es analizar la producción láctea en cabras mantenidas en condiciones extensivas y verificar la influencia del número ordinal de parto sobre ella.

Con este fin se controló un rebaño de 41 hembras distribuidas en 12, 19 y 10 animales de segundo, tercer y cuarto parto, respectivamente, todas ellas mantenidas sobre pradera natural mediterránea. La ordeña fue manual y una vez por día, realizándose dos controles semanales desde la 1a a la 28a semanas de lactancia; la producción diaria de leche se ajustó al modelo algebraico de Wood (R2=0.63).

No se encontraron diferencias significativas entre las hembras de segundo y tercer parto, pero ambas tuvieron una producción total significativamente mayor que las de cuarto parto (p ≤ 0,05). La producción máxima de leche se produjo en la 4a semana para las cabras de 3er y 4º parto y en la 6a semana para las de 2º parto. La producción promedio diaria acumulada del rebaño fue de 92,57 kg durante el período controlado.

El bajo nivel productivo del rebaño se debería a un déficit nutricional y a un deficiente potencial productivo del rebaño.

Palabras claves: Caprinos, parto, lactancia.

Abstract

In orden to improve national goat milk production it is necessary characterize the particular aspect of the productive process in the native goats under field management. The purpose of this study is to evaluate the influence of the number of parturition on milk production in native goats under range conditions.

Forty one chilean creole goats divided in 12, 19 and 10 in their second, third and fourth parturition and kept under range management in a natural mediterranean prairie, were controlled for milk production from the 1st up the 28th   week of lactation, twice a week. The animals were milked once a day and daily production values adjusted by Wood algebraic model (R2=0.63).

There was no statistical significant differences in milk production between females of 2nd  and 3rd parturition, but both differs significantly from those in their 4th  parturition. The highest production was observed in the 4th  week in goats on their 3rd  and 4th  parturition and in the 6th  vveek for those of 2nd  parturition. The average daily accumulated production was 92,57 kg for all the herd.

The low productivity observed can be attributed to a nutritional deficit and poor genetical selection.

Key words: Goats, pregnancy, milk production.

 

Introducción

En Chile, la población caprina alcanza a 1.134.516 cabezas (CHILE-INE, 1982) de los cuales el 85% está en manos de comuneros y campesinos (Martínez, 1976).

Esta población se concentra en la IV Región donde alcanza el 50,3% de los caprinos (CHILE-INE, 1982). En esta zona cumple un importante rol socioeconómico al ser fuente de sustentación del 82% de la población rural (Iren-Corfo, 1977).

El manejo al que son sometidas las cabras es de tipo extensivo y tradicional. Los animales son de raza criolla y no hay programas de selección por producción. En los rebaños se mantiene un alto número de animales de baja productividad como una reserva para épocas difíciles. El manejo alimentario se basa exclusivamente en el libre pastoreo de la pradera natural y el ramoneo de algunas especies arbustivas. El manejo general se limita a la encierra nocturna de los animales en un corral colectivo. La ordeña generalmente se realiza luego del destete de la cría, lo cual ocurre alrededor de los dos meses de edad. La ordeña es manual y no se efectúa en todas las hembras (Iren-Coreo, 1977; Núñez y col., 1986).

La leche colectada en su mayor parte se deriva a la producción de queso artesanal. Una parte de la leche se destina al consumo familiar. Además, se comercializan cabritos de una edad aproximada de dos meses y también algunos animales de desecho (Núñez y col., 1986).

Para cumplir con los objetivos básicos de la explotación caprina nacional como son la producción de leche y carne, es preciso optimizar la eficiencia en las distintas etapas del proceso productivo. Dentro de ellas la lactancia cumple un rol decisivo en la obtención de estos productos. Por ello, es de especial interés el conocer información primaria sobre los rendimientos de lactancia bajo condiciones de campo.

Con ese propósito en este trabajo se analizan la curva de lactancia de cabras criollas bajo condiciones de manejo extensivo, así como la posible influencia sobre ella del número ordinal del parto y la existencia de asociaciones entre la producción de leche en distintos meses de lactancia.

Material y métodos

El estudio se realizó en un predio particular ubicado a 4 km de Champa, Comuna de Paine, Región Metropolitana (latitud 33º50', longitud 70º50'). Localizado 70 km al sur de Santiago.

La cabrería se ubica en una quebrada de fondo amplio enmarcada por cordones de cerros de las estribaciones del cerrojo de Angostura de Paine. Las laderas con fuertes pendientes están disectadas por cordones menores. Éstas tienen poca actividad de escurrimiento y poca erosión con alta estabilidad de las formas vegetacionales.

El fondo de la quebrada es de relleno aluvial con material lítico en la superficie y escaso suelo. El sustrato del suelo es rocoso sedimentario de origen volcánico con alta capacidad higroscópica. La vegetación natural está constituida por una asociación de comunidades pluriestratificadas, una estrata herbácea, una arbustiva y una arbórea. Dentro de las especies arbustivas y arbóreas se distinguen el litre (Lithreae caustica), quillay (Quillaja saponaria), boldo (Peumus boldus), peumo (Criptocarya alba), maitén (Maytenus boaria), colliguay (Colliguaya odorifera), espino (Acacia caven).

El estrato herbáceo lo constituyen diversas especies de la pradera natural las que no fueron clasificadas, pero que son descritas por numerosos autores (Rodríguez y col., 1981; Silva y Lozano, 1983; Olivares y col., 1989).

Las hembras son encastadas a partir de los 18 meses. El encaste se realiza en el mes de marzo y los partos se concentran entre la segunda quincena del mes de agosto y la primera quincena del mes de septiembre.

Durante la lactancia, los cabritos permanecen con sus madres en un corral colectivo sólo en la noche, mientras que en el día las madres van a pradera quedándose las crías en el corral, las que son amamantadas hasta los 3 meses de edad, fecha en que son destetadas para su venta.

De un total de 200 animales que constituyen el rebaño base, se seleccionaron hembras que presentaran una fecha homogénea de parto, cuyo rango de variación máxima fue de 10 días, a las que además se les practicó un examen clínico general y específico de la ubre excluyendo a todas aquellas que presentaran alguna alteración patológica.

El grupo en estudio quedó constituido por 41 hembras criollas divididas en: 12 de segundo parto, 19 de tercer parto y 10 de cuatro o más partos.

Durante el período experimental, agosto a febrero, se realizaron dos mediciones de leche a la semana a partir del cuarto día postparto y durante los 6 meses de lactancia, con un total de 55 mediciones. Las dos mediciones semanales se promediaron expresando este valor como el promedio diario a la semana.

La ordeña fue manual, una vez al día, por la mañana. Catorce horas antes de la ordeña se procedió a separar las madres de sus crías. La producción diaria de leche fue pesada y expresada en kg.

Se realizó una descripción estadística de las características lecheras del rebaño: producción acumulada, producción diaria.

También se calculó la persistencia (IP) de las lactancias, para ello se utilizó la fórmula utilizada por Hepp (1984):

Xi  = producción diaria del período i.
Xmáx  = producción diaria del período de máxima producción.
N = número períodos considerados.

Las producciones obtenidas se ajustaron al modelo algebraico de Wood (1967) para lactancias en vacas:

Yn = Anb*e-cn
Yn = producción diaria en la n-ésima semana de lactancia.
n = semana del control.
A, b, c = constantes obtenidas de cada curva a través de regresión múltiple.
e = es la base del logaritmo natural.

Se analizó el efecto del número ordinal de parto (NOP) y el efecto de la lactancia sobre las características de producción (producción total y diaria de leche). Para ello, se recurrió al análisis de varianza y como prueba de comparación entre medias se utilizó la prueba de Scheffe.

Se calcularon correlaciones entre variables utilizando el método de Pearson (producción promedio de leche de cada semana y total acumulada). Los datos fueron procesados en un computador IBM 4381 de la Universidad de Chile. Los programas utilizados fueron los siguientes: SPSS (Statistical Package for the Social Sciences, 1975), SAS (Statistical Analysis System, 1982).

Resultados y discusión

Producción total y diaria de leche

La producción acumulada real fue de 92,57 kg de leche en 196 días de lactancia. Según número ordinal de parto (NOP) estas producciones fueron de 103,74; 97,21 y 70,37 kg en las hembras de NOP 2, 3 y 4, respectivamente (Cuadro 1). Las producciones de las cabras de NOP 2 y 3 fueron estadísticamente iguales entre sí y ambas distintas del NOP 4 (p ≤ 0,05).

CUADRO 1 PRODUCCIÓN LÁCTEA TOTAL (kg) DE CABRAS CRIOLLAS DE DISTINTO NÚMERO ORDINAL DE PARTO (NOP)

NOP

  Producción de leche total (kg)

μ        ±       σ

Mínimo

Máximo

C.V.

2

12

103,74

29,0a

64,1

161,3

27,9

3

19

97,21

18,6a

64,4

139,0

19,1

4

10

70,57

33,3b

23,8

121,3

47,4

Total

92,57

28,4

23,8

161,3

30

a, b son estadísticamente distintos con un p ≤ 0,05.

Los coeficientes de variación para producción total son medianamente altos y son similares a los obtenidos por autores nacionales en cabras criollas, fluctuando éstos entre 12 y 53% (Núñez y col., 1986; Briones, 1987; Ferrando y col., 1988). Esta alta variabilidad demuestra que en el rebaño existen animales de potencial productivo muy diferente. Siendo esta variabilidad aún mayor en el grupo NOP 4, esto porque se incluyeron dentro del grupo animales de cuatro y más partos.

Al analizar los promedios de producción diaria de leche éstos se comportan de la misma manera que los promedios de producción total. Las hembras de NOP 2 logran las mayores producciones con 529,3 g al día, le siguen hembras de NOP 3 con 504,5 g y luego de NOP 4 con 369,6 g, con un promedio diario para el rebaño de 479,4 g; siendo nuevamente los dos primeros grupos iguales entre sí y distintos del último (p ≤ 0,05, Cuadro 2).

CUADRO 2 PRODUCCIÓN LÁCTEA DIARIA (g) DE CABRAS CRIOLLAS DE DISTINTO NÚMERO ORDINAL DEL PARTO (NOP)

NOP

  Producción de leche total (kg)

μ        ±         σ

Mínimo

Máximo

C.V.

2

12

529,3

333,3a

100

2.000

63,0

3

19

504,5

295,8a

40

1.700

58,6

4

10

70,57

396,6b

30

2.000

86,8

Total

479,4

319,3

30

2.200

66,6

a, b son estadísticamente distintos con un p ≤ 0,05.

Los coeficientes de variación de esta característica son aún más altos que en producción total, porque se agrega la variación producida por efecto de la curva de lactancia.

Estos resultados son difíciles de comparar con los citados por autores nacionales y extranjeros, debido a que se han realizado en distintas razas, condiciones de manejo y diseños experimentales. Sin embargo, al comparar estos resultados con los obtenidos en cabras de raza lechera o de doble propósito, mantenidas en condiciones de manejo intensivo y semi-intensivo resultan ser notoriamente inferiores, ello porque logran mayores producciones diarias con lactancias más largas y con una mejor persistencia.

En general, estos resultados se asemejan más a los obtenidos en hembras de razas mestizas y de carnes mantenidas a pastoreo en pradera natural (Briones, 1987; Mavrogenesis, 1984).

La comparación de estos resultados con trabajos realizados en cabras criollas, en condiciones similares a las del presente trabajo, evidencia que los valores de este estudio se ubican dentro del amplio rango de 32 a 162 kg de leche por lactancia informado por distintos autores (Demanet y Cosio, 1986; Briones, 1987).

Es importante, en el momento de hacer las comparaciones de producción acumulada, considerar el largo de las lactancias estimadas. De los escasos datos de producción de cabras criollas en el país, Briones (1987) midió la producción de leche de un grupo de cabras criollas de distinto número ordinal de parto, logrando un promedio de 140,61 kg en 246 días, 50 días más que en el presente trabajo.

Es difícil establecer con precisión las causas que determinan los bajos niveles productivos logrados; a pesar de ello, es posible destacar el rol fundamental que tiene la nutrición y el potencial genético del animal, como los factores que mayor incidencia tienen en los índices productivos (Gall, 1981; Flamant y Morand-Fehr, 1982; Pinkerton, 1986).

La alimentación de las hembras durante todo el período de lactancia se basó exclusivamente en el pastoreo de la pradera natural y en el ramoneo de especies arbustivas. La pradera se caracterizó por tener un corto período de crecimiento (agosto a noviembre), después de lo cual se secó. Esta condición alimentaria repercute tanto en la gestación como en la lactancia, incidiendo sobre la producción de leche. Además, los animales no fueron suplementados en los momentos de mayores requerimientos.

Otro factor que influye en los resultados logrados es el potencial genético de los animales del rebaño. Las hembras no son seleccionadas por producción, sólo se eliminan las hembras más viejas, por lo tanto, permanecen dentro del rebaño animales de bajo nivel productivo, junto a otros de mejores características.

Por otro lado, la raza criolla es considerada un animal de doble propósito con deficientes rendimientos lecheros.

También debe ser considerado, como factor importante que influye en los rendimientos lecheros, el estímulo de amamantamiento al que son sometidas las cabras (Pinkerton, 1986; Zygoyiannis y Katsounis, 1986). El presente ensayo se realizó sin destetar las crías por lo cual se mantuvo este estímulo en forma permanente hasta los tres meses, fecha en que fueron destetados los cabritos.

La máxima producción se alcanzó en la segunda lactancia, lo que coincide con lo informado por varios autores nacionales que trabajaron con cabras criollas (Cosio y Demanet, 1984; García y col., 1986; Briones, 1987); esto es temprano si comparamos con autores extranjeros. Las diferencias obtenidas no pueden atribuirse a la edad de las hembras ya que sería necesario aumentar el número de animales por grupo y el número de grupos de edades para establecer con mayor precisión la edad en que se alcanza el máximo. Además, hubo una alta variabilidad en potencial genético dentro del rebaño, evidenciado esto último por los coeficientes de variación obtenidos.

Curva de lactancia

Con los datos de producción láctea ajustados por la fórmula de Wood (1967), se grafica la curva de producción total del rebaño (Figura 1). Las ecuaciones de la curva con el coeficiente de determinación calculado se presentan en el cuadro 3. Los ajustes fueron adecuados, a pesar del bajo número de animales y la alta variabilidad de la característica.

Figura 1. Curva de producción diaria de leche (kg) ajustada por fórmula de Wood (1967).

 

CUADRO 3 ECUACIONES DE LA CURVA DE PRODUCCIÓN DE LECHE AJUSTADAS AL MODELO ALGEBRAICO DE WOOD (1967)

NOP

Ecuación

.r2

2

493,72 n

0,5535* e

-0,1002 n

0,613

3

673,91 n

0,3336* e

-0,0883 n

0,501

4

416,24 n

0,5379* e

-0,1299 n

0,783

Total

546,61 n

0,4501* e

-0,1023 n

0,629

  Al inicio de la curva se produce un rápido aumento de la producción hasta alcanzar el máximo en la cuarta semana postparto con 677,57 g, luego se produce un descenso paulatino hasta el final de la lactancia. El descenso es más rápido entre la 6a y la 12ª con una tasa de disminución de 4,4 g por día, luego de la 12ª semana el descenso se hace más lento con una disminución de 3,1 g por día; este cambio en la pendiente de la curva en la 12ª semana coincide con el destete de los cabritos, ello porque disminuye en forma importante el estímulo del amamantamiento sobre la producción láctea.

La curva de producción diaria de leche según NOP se muestra en la figura 2. Los perfiles de la curva de los grupos NOP 3 y 4 son similares, manteniéndose siempre los valores de producción del NOP 4 por debajo de los valores de producción del NOP 3. El máximo productivo de los grupos NOP 3 y 4 se alcanzó en la 4ª semana con valores de 751,78 y 521,83 g al día, respectivamente. Pero el grupo NOP 2, logró el máximo más tardíamente, en la 6ª semana, con un valor de 729,61 g al día. Además, la cima de la curva es más amplia en este caso. Después de la 12a semana las tres curvas se asemejan.

Figura 2. Curva de producción diaria de leche (kg) según número ordinal de parto ajustada por fórmula de Wood (1967).

Todos los grupos alcanzaron la producción máxima en fechas similares a las informadas por autores nacionales, los que indican que el máximo se encuentra entre la cuarta y la octava semana postparto (Cosio y Demanet, 1984; Núñez y col., 1986; Briones, 1987). Las hembras de segundo parto al tener la mejor persistencia, la mayor producción máxima y un máximo más tardío, permitieron que este grupo lograra la mejor producción acumulada. Antecedentes del extranjero al respecto indican que los máximos se alcanzan entre la 8ª y la 12ª semanas postparto (Zygoyiannis y Katsaounis, 1986). Estos máximos prematuros pueden deberse a los bajos planos nutricionales de las hembras en pastoreo.

En la figura 3 se observa la curva de lactancia con los datos de producción real; ésta se asemeja a la obtenida por Briones (1987) y también a la de Ferrando y col., (1988); sin embargo, las variaciones entre un control y el siguiente fueron importantes en este trabajo y en el de Briones (1987) no así en el ensayo de Ferrando y col., (1988) en que las variaciones entre un control y otro fueron mínimas. Ello se debe a que se controlaron mejor los factores ambientales al permanecer las hembras estabuladas y al ser alimentadas con pellet de alfalfa de buena calidad.

Figura 3. Curva de producción diaria de leche real (kg)

El índice de persistencia (IP) calculado fue de 43,2 ± 7,9%. Los valores de IP según NOP fueron de 44,5; 43,0 y 40,9% para los grupos NOP 2, 3 y 4, respectivamente.

La persistencia calculada para el rebaño es levemente superior a la encontrada por Ferrando y col., (1988) en hembras caprinas de primer parto, la que fue de 37,02%. En cambio, las persistencias obtenidas en otro trabajo por hembras de distinto NOP presentaron valores de 46,2 y 59,0%, considerando que estas persistencias se midieron en lactancias parciales, que comenzaron en la 7ª y 12ª semanas (García y col., 1986).

Correlaciones

Se calcularon correlaciones entre la producción promedio de cada semana y la producción total acumulada. Éstas fueron altas entre la 6a y la 17a semanas (0,60 y 0,88). Estos resultados son similares a los obtenidos por Núñez y col., (1986) que obtuvieron correlaciones de 0,57 a 0,94 para toda la alctancia, con correlaciones adecuadas desde la 1a semana.

Referencias

BRIONES, M.A. 1987. Producción y composición de la leche de cabra, según número ordinal de parto. Tesis. Santiago. Universidad de Chile. Escuela de Ciencias Veterinarias y Pecuarias.

COSIO, F.; R. DEMANET. 1984. Estudio de las comunidades agrícolas de Carquindaño y Yerba Loca del secano costero de la Región de Coquimbo. Informe proyecto estudios de los ecosistemas pastorales de la zona árida de Chile y su organización socioantropológica. Sub-Comité MAB-3 Stgo., CONICYT. 198 p.

CHILE. INE. 1982. V Censo Nacional Agropecuario. Año agrícola 1975-1976. Total país. Stgo. 208 p.

DEMANET, R.; F. COSTO. 1986. Análisis de las cabrerías de la zona Mediterránea árida y semiárida de Chile. Producción de leche y elaboración de queso. In: 11ª Reunión Anual de la Sociedad Chilena de Producción Animal. Chillán p. 101.

FERRANDO, G.; P. PÉREZ; M. REVECO. 1988. Características de la curva de lactancia de cabras criollas chilenas de primer parto. Monografías Med. Vet. 10: 53-58.

FLAMANT, J.; P. MORAND-FEHR. 1982. Milk production in sheep and goats. In: Coop, l Sheep and goat production. New York, Elsevier p. 275-295.

GALL, C. 1981. Milk production. In: Goat Production. Ed. C. Gall. London Academic Press. p. 309-344.

GARCfA, X.; J. MAGOFKE; P. AZÓCAR; M. AYLWIN. 1986. Influencia de algunos factores no genéticos como fuentes de variación en la producción de leche de cabras criollas de la zona mediterránea árida de Chile. Av. Prod. Anim. 11: 77-85.

HERRERA, M.; F. PEÑA; J. APARICIO; J. SUBIRES. 1985. Curva de lactación y composición de la leche en cabras malagueñas. A.Y.M.A., 26: 119-129.

HEPP, C. 1984. Factores no genéticos que afectan las características productivas de un rebaño de la raza holandés europeo en un sistema con pariciones estacionales en la X Región. Tesis. Santiago. Universidad de Chile. Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales.

IREN-CORFO. 1977. Estudio de las comunidades agrícolas de la IV Región. Stgo. Corfo Vol. 9, 54 p.

MARTfNEZ, R. 1976. Salud de la población caprina chilena, diagnóstico de situación. Boletín SAG 15: 2-12.

MAVROGENESIS, A. 1984. Enviromental and genetic causes of variation in production traits of Damascus goats. Anim. Prod. 38: 99-104.

NÚNEZ, F.; P. PÉREZ; E. ARRIETA; S. URCELAY. 1986. Caracterización económica y productiva de planteles caprinos de San José de Maipo. Av. Cs. Vet. Número extraordinario. p. 120 (resumen).

OLIVARES, A.; M. H. CASTILLO; W. POTTER. 1989. Cambios en contenido de humedad, composición botánica y producción de fitomasa en la pradera anual meditarránea bajo la influencia del espino (Acacia caven (Mol)) Av. Prod. Anim. 14: 41-52.

PINKERTON, F. 1986. Goat Production Technologies. Stgo. FAO, Regional Office for Latin America and the Caribean. 177 p.

RODRÍGUEZ, D.; M. SILVA; A. MANSILLA. 1981. Regulación del consumo ovino en la pradera natural mediterránea central de Chile. I Composición botánica y calidad de la dieta seleccionada. Av. Prod. Anim. 6: 53-70.

SILVA, M; LOZANO, U. 1983. Descripción de las principales especies forrajeras entre la zona mediterránea árida y la zona de las lluvias. Publ. Doc. Prod. Animal 9. Universidad de Chile. 139 p.

STATISTICAL ANALYSIS SYSTEM. 1982. User's guide, Statistical Analisys System Institute, Inc. Cary, North Carolina. 584 p.

STATISTICAL PACKAGE FOR THE SOCIAL SCIENCES. 1975. User's guide. McGraw-Hill, Inc. Second. Ed.

WOOD, P. 1967. Algebraic model of the lactation curve in cattle. Nature 216: 164-165.

ZYGOYANNIS, D. 1987. The milk yield and milk composition of the greek indigenous goat (Capra prisca) as influenced by duration of suckling period. Anim. Prod. 44: 107-116.

ZYGOYANNIS, D.; N. KATSAOUNIS. 1986. Milk yield and milk composition of indigenous goats (Capra prisca) in Greece. Anim. Prod. 42: 365-374.

Recibido el 9 de noviembre de 1992, aprobado el 28 de mayo de 1993.