Trabajos Originales

  • Diagnóstico de saneamiento ambiental en sectores rurales de las provincias de Ñuble y Melipilla, Chile

Resumen

Se realizaron entre julio de 1992 y septiembre de 1993, estudios de diagnóstico de la situación de salud ambiental en sectores rurales de 3 comunas de la provincia de Ñuble (Portezuelo, San Ignacio y Quillón) y un sector rural de la comuna de María Pinto, provincia de Melipilla. Se aplicaron encuestas a los pequeños campesinos en las que se consideran variables de saneamiento básico, como abastecimiento de agua para consumo, disposición de excretas y aguas servidas, disposición de basuras, control de insectos y roedores; se incluyó, además, antecedentes sobre el núcleo familiar, educación, vivienda y poblaciones de perros y gatos. La información se complementó con análisis bacteriológico de muestras de agua de cada vivienda encuestada.

El tamaño de la muestra poblacional estuvo constituida en cada uno de los sectores bajo estudio por las familias que formaban parte de los programas de los grupos de transferencia tecnológica del sector, aplicándose la encuesta a un miembro mayor de 18 años de cada una de ellas. Se encuestaron 149 viviendas en total, que correspondió a una población de 746 personas. El análisis de la información recopilada proporciona resultados que permiten determinar una situación de salud ambiental deficiente en los sectores rurales en cuestión, especialmente en lo relativo al saneamiento básico.

Palabras Claves

Saneamiento ambiental, rural

Abstract

Four diagnosis of environmental sanity situation were made in rural sectors of 3 communes of province of Ñuble (Portezuelo, San Ignacio and Quillón) and other in the commune of María Pinto, province of Melipilla from July 1992 to September 1993. The information was obtained applying and inquest to 149 houses about basic sanity, as water supply; excrement disposal systems, garbage disposal, presence of rodents and insects. A drinking water sample of each one of these houses was taken for further bacteriological analysis. Informnation about demography, educational level, quality of houses, dogs and cats population was obtained, too. The results obtained allow its to determine a deficient entivironmental sanity situation in these rural sectors, mainly in relation to the basic sanity.    

Keywords

environmental sanity, rural

Introducción

La Conferencia de las Naciones Unidas Sobre el Agua (Mar del Plata, 1977), y la Conferencia Internacional Sobre Atención Primaria de Salud de Alma Ata en la ex Unión Soviética en el año 1978, llevaron a proclamar la década de 1980 como el «Decenio Internacional del Agua Potable y el Saneamiento Ambiental». Con esto se pretende alcanzar el objetivo social de «Salud para todos en el año 2000». De acuerdo con las metas del decenio, se pone énfasis en la dotación de agua potable y servicios adecuados de saneamiento al mayor número de personas en 1990 y alcanzar toda la cobertura de la población para el año 2000 (OPS, 1982).

Si la pobreza es medida por el número de personas que carece de un estándar de vida adecuado que incluya alimentación, agua segura y suficiente, sanidad, un refugio seguro, acceso a educación y cuidado de la salud, significa que 2000 millones de personas viven en la pobreza, es decir, como un 40% de la población mundial (OMS, 1992). En relación a esto, un estudio del Banco Mundial señala que casi todos los pobres viven en las zonas rurales; se calcula que en el mundo en desarrollo en su conjunto, el 90% de los pobres reside en las zonas rurales, trabaja en explotaciones agrícolas o se dedica a actividades no agrícolas dependientes parcialmente de la agricultura (FAO, 1989). En estos países que buscan el desarrollo, la salud, como derecho de todo hombre y mujer que viva en la sociedad, debe constituirse en una condición básica para conseguir tal objetivo; pero ella está relacionada no sólo con la atención médica directa en caso de enfermedad, sino también con la educación, la medicina preventiva que incluya el saneamiento ambiental, entre ellos: sistemas de disposición de excretas, agua potable, vivienda adecuada, alimentación satisfactoria, protección contra enfermedades y, en fin, hasta la misma planificación familiar y el medio ambiente (FAO, 1987).

Por estas razones, es necesario disponer de buenos antecedentes relativos a la situación de saneamiento ambiental y la calidad de vida del sector rural chileno, para establecer la real dimensión del problema y poder lograr una planificación eficiente y prioritaria en los proyectos que deben surgir para su solución.

Materiales y métodos

Se realizaron estudios diagnósticos en diferentes sectores rurales, ubicados en las comunas de San Ignacio (Gómez, 1993), Portezuelo (Díaz, 1993), Quillón (Muñoz, 1994) y María Pinto (Vera, 1994). Las tres primeras comunas pertenecientes a la provincia de Ñuble, VIII Región, y la última a la provincia de Melipilla, Región Metropolitana. El tamaño de la muestra poblacional estuvo constituida en cada una de las localidades en estudio, por las familias que participaban en programas de transferencia tecnológica del sector; 33 viviendas en San Ignacio, 38 en Portezuelo, 32 en Quillón y 46 en María Pinto. En total fueron 149 viviendas con una población de 156, 213, 152 y 225 personas, respectivamente, que correspondieron a 746 personas en total. Se obtuvo la información aplicando una encuesta en las viviendas, a algún miembro de la familia mayor de 18 años, preferentemente el jefe de hogar. Dicha encuesta incluyó aspectos relacionados con el abastecimiento de agua para consumo doméstico, disposición de excretas, disposición de basuras, control de insectos y roedores, antecedentes demográficos, nivel de educación, calidad de vivienda y estimación de poblaciones de perros y gatos. Paralelamente, se determinó la calidad bacteriológica del agua de consumo doméstico, para lo cual se tomó una muestra desde cada fuente de agua y posteriormente se analizaron según la Técnica de Tubos Múltiples, en el Laboratorio del Ambiente del Servicio de Salud de Ñuble para los sectores de la provincia de Ñuble y en el Instituto de Salud Pública para el sector de Melipilla. La determinación de la calidad de las viviendas se realizó en base al tipo de material de construcción y estado de conservación de techos, pisos y muros según el método usado por Gallardo (1990). Los resultados se expresaron en porcentaje y para relacionar las diferentes variables obtenidas se utilizó la prueba de X2.

Resultados y discusión

De la información obtenida se presentan los aspectos más destacables en cuanto a demografía, escolaridad, vivienda, población canina y felina, abastecimiento de agua, eliminación de excretasy basura. En relación a las características generales de la población, se pudo establecer que el porcentaje de parientes y/o allegados fue de 6,4% en el sector de San Ignacio, 7,3% en Quillón, 11,26% en Portezuelo y 13,73% en María Pinto. Estas cifras son muy inferiores a las encontradas por Gallardo (1990) en una población urbana de la comuna de La Granja, Area Metropolitana, donde fue un 35%. Considerando como familia numerosa a aquella constituida por 7 ó más personas (INE, 1982a), se encontró un 13,05% de las familias en esta categoría en el sector de María Pinto, un 18,2% en San Ignacio, un 18,7% en Quillón y un 34,2% en Portezuelo. Esto coincide con el antecedente de que los hogares más pobres tienen muchos hijos y una relación niño/adulto muy alta, lo que incide en una alta relación consumidor/aportador de ingresos; además, se relaciona con una fecundidad mayor que la del sector urbano (FAO, 1989).

En relación a la escolaridad, un 11,8% de la población del sector de San Ignacio correspondió a personas sin educación, 13,3% en Quillón, 18,8% en María Pinto y 34,21% en Portezuelo.

Al determinar la calidad de las viviendas se pudo constatar que un 53% de las viviendas del sector de Quillón estarían dentro de la categoría de regular a mala, por, lo que requerirían algún tipo de mejoramiento; lo mismo sucede en un 71% de las viviendas en Portezuelo, un 72,7% en San Ignacio y 2,17% en María Pinto. Cabe destacar que la mayoría de los pisos de las viviendas en todos los sectores eran de tierra. En un gran número de viviendas en todos los sectores, se encontraron deficiencias en la ventilación y en la iluminación natural. Con respecto a la iluminación artificial, un 54,5% de las viviendas del sector de San Ignacio contaba con ella, un 59,4% en Quillón, un 76,3% en Portezuelo y un 97,8% en María Pinto.

El INE (1982b) considera como vivienda hacinada a las que tienen un índice de hacinamiento superior a 2,5; según esto un 24,3% de las viviendas en el sector de San Ignacio estarían dentro de esta categoría, un 46,9% en Quillón, un 47,3% en María Pinto y un 57,9% en Portezuelo. Para Santa María (1989) existe promiscuidad con un índice de 2 ó más, encontrándose por lo tanto, 9,1% de las viviendas del sector de San Ignacio en esta situación, 18,4% en Portezuelo, 19,5% en María Pinto y 21,8% en Quillón. Esto tiene mucha importancia en la presentación de enfermedades, como en el caso de las infecciosas y parasitarias que se relacionan con el hacinamiento y las patologías sexuales con la promiscuidad.

Al cuantificar la población canina, se obtuvo una relación hombre:perro de 1,66:1 en María Pinto, 2,2:1 en San Ignacio, 2,3:1 en Portezuelo y 2,4:1 en Quillón. Estas cifras presentan similitud con lo encontrado por Morales y col. (1992), de 2,09:1 como promedio, en estudio realizado en la población canina rural en comunas del sector nororiente de la Región Metropolitana. Estudios realizados en sectores urbanos muestran resultados diferentes, como los encontrados por Topp (1985) de 8,8:1 en la ciudad de Chillán, por Vargas (1985) de 9:1 en Concepción y por Gallardo (1990) de 5,8:1 en La Granja. La relación hombre:gato fue de 3,04:1 en Portezuelo, 3,05:1 en San Ignacio, 4,78:1 en María Pinto y 4,9:1 en Quillón. Esto muestra diferencias con las obtenidas por Bonati (1985) de 12,5:1 en Chillán y por Vargas (1985) de 16,35:1 en Concepción urbano.

Las principales fuentes de abastecimiento de agua fueron, el pozo en el sector rural de Quillón con un 87,4%, en cambio en Portezuelo y San Ignacio predominó el uso de noria con un 92,1% y 97%, respectivamente. En María Pinto la situación fue intermedia ya que un 52,1 % de las viviendas usaba pozo. Hay que considerar que el pozo como fuente de agua está calificada como buena, lo que sería una situación ventajosa para los sectores donde ellos predominan. Lo que perjudicaba esta situación era que muy pocas viviendas recibían el agua dentro de la vivienda por medio de cañerías, por lo que se debía transportar y almacenar el agua en baldes en la mayor parte de ellas, con resultados de 96,9% en Quillón, 93,48% en María Pinto, 87,9% en San Ignacio y 68,4% en Portezuelo; esto trae consigo un inminente riesgo de contaminación. Adicionalmente se puede señalar la falta de equipamiento en las fuentes de agua, destacándose la falta de brocal, de tapa apropiada o muchas veces sin ella, de motor y cañerías que protegen el agua de la contaminación externa y evitan una mayor manipulación de ella.

Para la disposición de excretas el sistema más utilizado fue el pozo negro, con un 94% en San Ignacio, 91,3% en María Pinto, 82,7% en Quillón y 68,4% en Portezuelo. Esto coincide con el 82,74% informado por el INE (1982a) en las viviendas rurales del país. Se debe agregar que el mal estado de conservación de los retretes fue una situación predominante en todos los sectores, con un promedio de 69,3% de las viviendas con retretes en esta situación (Cuadro 1).

CUADRO 1 DISTRIBUCIÓN DE LOS SISTEMAS DE DISPOSICIÓN DE EXCRETAS UTILIZADOS EN LOS CUATRO SECTORES RURALES

Sistemas de disposición de excretas

Localidad

E séptica

L. sanitaria

P. negro

C. abierto

San Ignacio

3.0%

0%

94.0%

3.0%

Portezuelo

2.5%

7.8%

68.4%

21.0%

Quillón

3.2%

0%

90.6%

6.4%

María Pinto

6.5%

0%

91.3%

2.1%

F. séptica= fosa séptica L. sanitaria= letrina sanitaria P. negro = pozo negro C. abierto= campo abierto

El análisis bacteriológico del agua de consumo doméstico dio como resultado que un 83,87% de las viviendas del sector de María Pinto tenía agua clasificada como no apta para el consumo (inapropiada y muy inapropiada), un 57,6% en San Ignacio, 52,6% en Portezuelo y 37,5% en Quillón (Cuadro 2), destacando además la presencia de coliformes fecales en la mayor parte de las muestras de todos los sectores estudiados.

CUADRO 2 DISTRIBUCIÓN DE LA CALIDAD BACTERIOLÓGICA DEL AGUA DE USO DOMÉSTICO EN LOS CUATRO SECTORES RURALES

Calidad bacteriológica del agua1
Localidad

Buena

Dudosa

Inapropiada

Muy inapropiada 2

San Ignacio

18,1%

24,2%

15,2%

42,5%

Portezuelo

2,6%

44,7%

18,5%

34,2%

Quillón

21,8%

40,7%

9,4%

28.1%

María Pinto

6,5%

9,7%

9,7%

74,1%

1 MP de coliformes totales/ 100 ml de agua 2 uena < 50 CT/100 ml Dudosa 51-501 CT/100 ml Inapropiada 510-1000 CT/100 ml Muy inapropiada > 1000 CT/100 ml

La disposición de basuras (Cuadro 3) era realizada generalmente por entierro y quema en todos los sectores, pero hay que considerar que siendo estos sistemas teóricamente buenos, para que realicen su función, deben efectuarse bajo normas sanitarias adecuadas (OPS/OMS, 1962; Williams y col., 1991). Esto último está relacionado con la presencia de artrópodos (moscas, mosquitos, arañas) en gran parte del total de las viviendas, siendo el control de ellos muy deficiente o imposible; con el consiguiente riesgo sanitario e incomodidad para las personas. La misma situación se encontró con la presencia de roedores. Al relacionar las variables se pudo encontrar una relación significativa (p < 0,05) entre el uso de pozo negro como sistema de eliminación de excretas y el abastecimiento de agua fuera de la vivienda, situación que coincidió en los 4 sectores estudiados. En la localidad de María Pinto se pudo encontrar una relación significativa (p < 0,05) entre el mal estado de conservación de los retretes y el nivel de educación.

CUADRO 3

DISTRIBUCIÓN DE LOS SISTEMAS DE DISPOSICIÓN DE BASURAS UTILIZADOS EN LOS CUATRO SECTORES RURALES

Sistemas de disposición de basuras

Localidad

C. abierto

Incineración

Entierro

San Ignacio

45.5%

45.4%

9.1%

Portezuelo

31.5%

57,8%

10.5%

Quillón

25.0%

46.9%

28.1%

María Pinto

69.5%

17,3%

13,0%

C. abierto: campo abierto

Conclusiones

Los problemas de saneamiento ambiental más importantes que se pudieron observar fueron los correspondientes a saneamiento básico, principalmente en los sistemas de disposición de excretas, donde predominó el uso de pozo negro que en la mayoría de los casos estaba en mal estado y el abastecimiento de agua para consumo doméstico, donde la calidad de este vital elemento era muy deficiente. Esta situación fue muy similar para los cuatro sectores rurales estudiados, tres de la provincia de Ñuble y uno de la Región Metropolitana, lo que amerita más esfuerzos para conocer esta realidad y establecer las prioridades correctas con el fin de mejorar la calidad de vida de muchas familias del sector rural chileno.

Referencias

BONATI, M. 1985. Comparación de las características de la población felina en el área urbana de Chillón entre 1979-1984. Tesis. Chillan, Chile. Universidad de Concepción. Depto. Med. Vet.

DÍAZ, C. 1993. Diagnóstico de calidad de vida y saneamiento ambiental en un sector rural de la comuna de Portezuelo. Tesis. Chillón, Chile. Universidad de Concepción. Fac. Med. Vet.

FAO, 1987. El minifundio en América Latina. Santiago, Chile. Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe.

FAO, 1989. El impacto de las estrategias de desarrollo sobre los pobres rurales: segundo análisis de las experiencias por países en la realización del programa de acción de la CMRADR. Roma, Italia. FAO.

GALLARDO, A. 1990. Caracterización de la salud ambiental y determinación de riesgo en la comuna de La Granja. Tesis. Santiago, Chile. Universidad de Chile. Fac. Cs. Vet. y Pecuarias.

GÓMEZ, L. 1993. Diagnóstico de saneamiento ambiental en un sector rural de la comuna de San Ignacio. Tesis. Chillón, Chile. Universidad de Concepción. Fac. Med. Vet.

INE (Chile) 1982a. Vivienda, hogar y familia. XV Censo Nacional de Población y IV de Vivienda. Santiago, Chile. INE.

INE (Chile) 1982b. Localidades pobladas. XV Censo Nacional de Población y IV de Vivienda. Tomos I y II. Santiago, Chile. INE.

MORALES, M., S. URCELAY, F. NÚÑEZ, C. CABELLO. 1992. Características demográficas de una población canina rural en el área nororiente de la Región Metropolitana, Chile. Av. Cs. Vet.7:

MUÑOZ, C. 1994. Diagnóstico de calidad de vida y saneamiento ambiental en un sector de la cornuna de Quillón. Tesis. Chillán. Universidad de Concepción. Fac. Med. Vet.

OMS. 1992. Our planet, our health. Geneve. WHO.

OPS/OMS. 1962. La eliminación de basura y el control de insectos y roedores. Publicaciones Científicas N° 75. Washington, USA. OPS.

OPS. 1982. Salud ambiental: actividades nacionales y regionales en las Américas. Serie ambiental N°2. Washington, USA. OPS.

SANTA MARÍA, I. 1989. Primero sobrevivencia y luego desarrollo; los «allegados»: ¿una catástrofe ambiental inevitable? En: Chile piensa a Chile. 3» Encuentro Científico sobre el Medio Ambiente. Concepción, Chile. CIPMA.

TOPP, H. 1985. Estimación de las características de la población canina en el área urbana de Chillón en 1984 y su comparación con 1979. Tesis. Chillan, Chile. Universidad de Concepción. Depto. Med. Vet.

VARGAS, A. 1985. Estudio de las características de las poblaciones de perros y gatos de Concepción urbano. Tesis. Chillán, Chile. Universidad de Concepción. Depto. Med. Vet.

VERA, R. 1994. Diagnóstico de saneamiento ambiental en un sector rural de la comuna de María Pinto, provincia de Melipilla. Chillán, Chile. Universidad de Concepción. Fac. Med. Vet.

WILLIAMS, T., A. MOON, M. WILLIAMS. 1991. Alimentos, medio ambiente y salud. Guía para maestros de enseñanza primaria. Ginebra. OMS.

Recibido el 28 de enero de 1995, aprobado el 21 de abril de 1995.