Trabajos Originales

  • Incorporación de una zeolita natural chilena (clinoptilolita) a dietas de pollos broiler

Resumen

Se evaluó una clinoptilolita (CLI) no purificada sobre el rendimiento productivo de pollos broiler. Se distribuyeron 160 pollos en 4 tratamientos: I, II, lll y IV, de acuerdo al nivel de CLI en la dieta: 0%, 2%, 4% y 6% respectivamente, cada tratamiento contó con 4 réplicas. La CLI se incorporó a las dietas durante todo el ciclo productivo

Al día 49, cuando terminó la experiencia, no se apreciaron diferencias significativas (p > 0,05) para el peso vivo, consumo de alimento ni eficiencia de conversión alimenticia.

El costo alimentario de la ganancia de peso fue menor en el tratamiento IV (6%) durante el último período (días 38-49); sin embargo, el tratamiento I (0%) mostró el menor costo al promediar el ciclo completo (días 1-49).

No se encontraron diferencias significativas (p > 0,05) para el peso de la canal, rendimiento de ella, ni peso de la brasa abdominal expresado como porcentaje del peso vivo. El tratamiento II mostró un valor significativamente mayor (p ≤  0.05) para peso de la brasa abdominal expresado en gramos y como porcentaje de la canal.

No se observaron diferencias significativas (p > 0,05) en las características óseas ni en la mortalidad al día 49 de edad.

El contenido de humedad de las heces mostró una tendencia a disminuir a medida que aumentaba la cantidad de CLI en la dieta.

A pesar de que no se encontraron grandes diferencias en el rendimiento productivo en pollos broiler al utilizar CLI no purificada, se sugiere realizar nuevos experimentos con CLI previamente purificada. ya que las impurezas pudieran estar recubriendo la superficie de la zeolita. con lo cual disminuirían sustancialmente sus propiedades físico-químicas.

Palabras Claves

Zeolitas, Clinoptilolita, broilers

Abstract

The effects of including a non purified Clinoptilolite (CLI) on the feeds of male broiler and on their performance, were evaluated. 160 one day old chicks were randomized into 4 treatments: I, II, ll and IV according to the level of CLI in the diet: 0%, 2%, 4% and 6% respectively, each treatment had 4 replicates. CLI was incorporated to the diet during the whole productive cycle.

At day 49, end of the experiment, no significant (p > 0,05) differences between treatments were found for live weight, feed comsuption and feed conversion efficiency.

The feeding cost of weigth gain was less treatment IV during the last period (38-49 days), although treatment l showed the lower average cost considering the whole period (1-49 days).

No differences (p > 0,05) were found for carcass weight, carcass yield, nor abdominal fat expressed as a percentage of live weight. Treatment ll had a significant (p < 0,05) higher vale for weight of abdoininal fat expressed in grams and as a percentage of the carcass.

No significant differences (p > 0,05) were found, at 49 days of age, for bone characteristics and mortality. The moisture content of the droppings, throughout the experiment showed a tendency to diminsh when more CLI was incorporated to the diet.

Although no big improvements were found in broiler performance using this non purified CLI,,further investigations should be done with this CLI previously purfied, because the impurities may be covering the surface of the zeolite and in this way decreasing their recognized physical and chemical properties.

Keywords

Zeolites, Clinoptilolite. broilers

Introducción

Muchos minerales están siendo utilizados hoy en día en la industria avícola con el fin de mejorar el rendimiento de las aves criadas en confinamiento. Uno de estos minerales que ha sido objeto de un creciente interés, son las zeolitas. Mumpton y Fishman (1977)1 definen a estos compuestos de origen volcánico, como cristales de silicatos de aluminio hidratados formados por cationes junto a pequeñas cantidades de otros elementos y que presentan una estructura tridimensional diversa. Las propiedades fundamentales que, en mayor o menor grado. poseen las zeolitas son, la adsorción, intercambio iónico, deshidratación y rehidratación. dependiendo de la estructura cristalina y composición química de cada especie. En estas propiedades se basan las aplicaciones de estos minerales en el campo de la alimentación animal (Mumpton. 1981 ). Willis y col. (1982), aseguran que existen ciertas variaciones dentro de un mismo tipo de zeolita dependiendo del origen geográfico de ella, las cuales influyen en los resultados que se obtienen al aplicarlas en alimentación animal.

Estudios utilizando clinoptilolita (CLI) en dietas de pollos broiler tienen resultados altamente variadles. En relación al peso corporal Willis y col, (1982), observaron un aumento de este al incluir CLI en 2 y 3% de la dieta desde el día 21 al 50 de edad, no obteniendo diferencias en la eficiencia de conversión alimenticia (ECA), así mismo Kvashali y col. (1981), informaron haber obtenido un mayor peso corporal y una mejor ECA al incluir 1, 2 y 5% de CLI en la dieta de broilers. En cambio. Waldroup y col. (1984), utilizando un 1% de una zeolita natural desde el día 21 al 49, no observaron diferencias significativas para el peso corporal y la ECA. Por otra parte, Yalcin y col. (1991 ) y Dale y col. ( 1990). obtuvieron menor peso corporal y peor ECA utilizando zeolita sintética A.

Kvashali y col. (1981), observaron mayor número de canales de primera calidad al incluir 1, 2 y 5%% de CLI en la dieta de broilers. También Bunger y Emerson (1991) y Barnes y col. (1991), obtuvieron un mejor rendimiento cárneo al incluir una zeolita sintética en la dicta. Daly y col. (1991), constataron una disminución del panículo adiposo agregando a la dicta un 0,75% de una zeolita sintética.

El efecto de emplear zeolitas en la alimentación de broilers, también ha sido evaluado a través de indicadores del metabolismo del calcio, así Watkins y Southern (1991), utilizando diferentes niveles de calcio dietario y de zeolita sintética A, desde los 5 hasta los 15 días de edad observaron que los tratamientos con nivel bajo de calcio más la zeolita mostraron los valores más altos a la prueba de resistencia ósea a la fractura, porcentaje de cenizas y densidad ósea de la tibia; estos indicadores no se vieron modificados cuando el calcio dietario era adecuado y fueron disminuidos cuando el nivel de calcio era alto. Leach y col. (1990) e Ingram y col. (1989), lograron resultados similares a los anteriores en algunos de los indicadores mencionados.

Considerando otros aspectos, Kubena y col. (1990) y Phillips y col. (1988), han observado efectos positivos del empleo de zeolitas en aves, con una disminución del efecto detrimental de la aflatoxina sobre su crecimiento, en experimentos que incluyen aflatoxinas y una zeolita sintética desde el primer día de edad. Nakahue y col. (1981), constataron una disminución de la humedad de las heces y de los gases amoniacales en el ambiente, al administrar CLI en un 10% de la dicta a broilers desde el día 1 al 49 de edad.

Finalmente, Bunger y Emerson (1991) y Kvashali y col. (1981), registraron una menor mortalidad al incluir zeolitas en la dieta de broilers; en cambio Willis y col. (1982). no informaron diferencias en este indicador, al incluir un 1, 2 y 3% de CLI en la dieta.

El objetivo de este trabajo fue evaluar, por primera vez en el país, los efectos de la incorporación de una CLI chilena recientemente descubierta y no purificada, como aditivo no nutritivo en la dieta de pollos broiler, a través de la medición de índices productivos, características de las canales y contenido de humedad fecal (Klohn, 1993).

Materiales y métodos

Se criaron 160 pollos broiler machos de la línea Arbor Acres, en baterías desde el nacimiento hasta los 49 días de edad. Las aves se distribuyeron por peso al día de edad en 16 grupos homogéneos de 10 pollos cada uno. Se consideraron 4 tratamientos según el nivel de incorporación de zeolita en la dieta (Tratamientos l-ll-lll-lV = 0, 2, 4 y 6% de zeolita respectivamente) con 4 repeticiones cada uno. La alimentación consistió en un esquema comercial habitual. Se formularon a mínimo costo tres dietas según la etapa productiva (Cuadro 1) y se realizó el análisis químico proximal de ellas según procedimientos descritos por AOAC (1981). Las características nutricionales de las dietas siguieron en general las sugerencias de Scott y col. (1982), del NRC (1994), y lo indicado por la línea genética correspondiente.

CUADRO 1 CARACTERISTICAS NUTRICIONALES DE LAS DIETAS DEL ENSAYO

Tipo de dieta

Edad (días)

EN* (kcal/kg)

Proteína (%)

Rep.**

Broiler inicial

1-21

3000

22.0

136

Broiler crecirrniento

22-37

3000

19.2

156

Broiler final

38-49

3000

17.3

173

* Energia metabolizable ** Razon energia metabolizable/proteinas

Se utilizó una zeolita no purificada del tipo clinoptilolita, extraída de la localidad denominada 'El Suelo', comuna de Parral, VII Región. la cual fue sometida solamente a un proceso de molienda fina. Esta zeolita se compone fundamentalmente de SiO y Al, conteniendo además pequeñas cantidades de Fe, MgO, CaO, Na y K.

Las variables productivas controladas fueron el peso vivo individual y el consumo de alimentos por corral, con ellos se obtuvieron los indicadores peso vivo, ganancia de peso, consumo de alimento y ECA. Se calculó el costo alimentario del kilo vivo producido multiplicando el costo promedio ponderado del kg de alimento, por la ECA final acumulada por tratamiento, para todo el experimento. Semanalmente se colectaron muestras de heces y se determinó su porcentaje de humedad en una estufa de secado. Al final del ensayo, se sacrificaron doce pollos por tratamiento para obtener los valores de rendimiento de la canal caliente y peso del cojinete adiposo retroabdominal. Se midió el largo y diámetro de las tibias y se determinó su contenido de cenizas de acuerdo al procedimiento indicado por AOAC (1981). Las tibias se sometieron a la prueba de resistencia a la fractura por flexión estática, con carga en el punto central del hueso, para lo cual se utilizó una máquina Amsler usada normalmente en ensayos de propiedades mecánicas de la madera, trabajándose con una escala de carga de 400 kg.

Se evaluó el efecto de los tratamientos sobre cada variable, mediante el análisis de la varianza empleando el paquete estadístico SAS (1982). Para establecer las diferencias entre promedios se utilizó la prueba de Tukey. Los procedimientos estadísticos indicados se desarrollaron de acuerdo a Sokal y Rohlf (1981).

Resultados y discusión

Los resultados productivos, peso vivo, consumo de alimento y ECA obtenidos al día 49 de edad (Cuadro 2), muestran que no se detectaron diferencias significativas (p > 0,05) entre los tratamientos y pueden ser considerados satisfactorios para broilers criados en baterías y con alimentos con un contenido energético en el límite bajo de dietas habituales en el medio productivo. Estos resultados concuerdan con los obtenidos por Waldroup y col. ( 1984) y Watkins y Southern (1991), que tampoco vieron afectados estos indicadores por la incorporación de CLI en la dieta. Sin embargo, discrepan con Kvashali y col. (1981) y Willis y col. (1982), quienes obtuvieron mejores valores para estos indicadores y con Dale y col. (1990) y Yalcin y col. (1991), que observaron efectos detrimentales por la incorporación de zeolitas en la dieta.

CUADRO 2 RESULTADOS PRODUCTIVOS ACUMULADOS Al DÍA 49

Tratamientos

Indicadores

% de incorporacion de zeolita en la dieta

 

I (0%)

II (2%)

III (4%)

IV (6%)

Peso vivo (g)*

**Promedio

2452,97

2526,83

2563,17

2453,70

DE**

276,40

261,59

289,70

260,52

Consumo período x/pollo (g)*           ---

Promedio

4989,55

5276,32

5148,09

4864,81

DE

394,75

437,60

233,90

207,23

ECA* (1)         ------

Promedio

2,08

2,15

2,05

2,02

DE

0,09

0,13

0,10

0,10

(1) Eficiencia de comversión alimenticia (ECA) consumo/ganancia peso * Promedio sin diferenias estadísticamente significativas, p > 0,05. ** Desviación estándar

En relación al costo alimentario del kilo vivo producido, se observa en el cuadro 3, que el grupo control, para toda la experiencia, fue el que obtuvo el mejor valor, seguido del tratamiento III, luego del IV, presentando el costo mayor el tratamiento II. Es destacable el hecho de que en el último período (días 38-49), el grupo con más zeolitas en su dieta fue el que presentó el menor costo, producto, básicamente, de la mejor ECA que alcanzó este tratamiento, lo cual es muy interesante, ya que es en este último período cuando los pollos consumen la mayor cantidad de alimento.

CUADRO 3 COSTO ALIMENTARIO DEL KILO DE PESO VIVO PRODUCIDO ($) PERÍODO FINAL ENGORDA (38-49 DS) Y TOTAL EXPERIMENTO ( 1-49 DS)

Tratamientos % incorporación de zeolita en la dieta

-

I (0% )

II (2%)

III(4%)

IV (6%)

-

(1)

(2)

(1)

(2)

(1)

(2)

(1)

(2)

Costo kg mezcla ($)*

72,10

77,00

73,80

78,7

75,60

80.60

77,40

82,40

ECA

2,79

2,08

2,77

2,15

2,52

2,05

2,39

2,02

Costo kg ganancia

201,1

160,2

204,.5

169,2

190,2

165,2

184,9

166,5

(1) Período engorda final, 38 a 49 ds. (2) Período total experiencia, 1 a 49 ds. Considera el costo promedio del kg de alimento durante todo el ensayo. * Valor de los ingredientes empleados en las dietas al 17/6/92. Se asignó un valor de $ 40/kg de zeolita.

En relación a las características de las canales, en el cuadro 4 no se aprecian diferencias significativas (p > 0,05) en el peso de la canal caliente, rendimiento de ella, ni en el peso de la grasa abdominal como porcentaje del peso vivo. Si se observan diferencias estadísticas (p ≤  0,05) en relación al peso de la grasa abdominal en gramos y su expresión corno porcentaje del peso de la canal, el primero es significativamente mayor en el grupo II con respecto al grupo I y III, y semejante con el grupo IV; en relación al peso de la grasa como porcentaje del peso de la canal, se observa que el grupo II, con el valor más alto, es semejante al I y al IV, y estadísticamente diferente al grupo III (p ≤  0,05), siendo éste similar a los grupos I y IV. Estos resultados no concuerdan con el mejoramiento, en uno o varios de estos indicadores utilizando zeolitas sintéticas o naturales, logrado por Kvashali y col., (1981); Bunger y Emerson (1991); Barnes y col., (1991); Daly y col., (1991).

CUADRO 4 CARACTERÍSTICAS DE LOS CANALES A LOS 49 DÍAS DE EDAD

Indicadores

Tratamientos

 

I (0%)

II (2%)

III (4%)

IV (6%)

Peso canal(g)              ---------------

Promedio

1686,8

1801,6

1773,00

1734,3

DE*

104,43

79,39

156,77

96,12

Rendimiento canal (%)               ------------

Promedio

67,41

68,96

68,72

68,29

DE.

3,72

1,31

2,84

2,32

Peso grasa abdominal (g)                        -------

Promedio

37,67b

49,83a

37,08b

40,42ab

DE

10,85

14,95

7,39

9,84

Peso grasa %, del peso vivo                       --------

Promedio

1,51

1,91

1,49

1,59

DE

0,46

0,55

0,30

0,37

Peso grasa % de la canal                   ------------

Promedio

2,24ab

2,77a

2,08b

2,31ab

DE

0,66

0,81

0,31

0,51

Promedios con distintas letras en una misma línea son diferentes (p < 0,05). * Desviación estándar.

Las mediciones óseas realizadas en la tibia (Cuadro 5) no muestran diferencias significativas entre los tratamientos (p > 0,05); sin embargo, el grupo control mostró el valor más bajo de carga (Kg), que es un indicador de resistencia a la fractura, aunque ello no se asoció a una menor mineralización ósea, como se puede colegir del contenido en cenizas de las tibias analizadas. En general, la tendencia mostrada por los tratamientos en la variable «carga, kg» muestra sí una concordancia con mayores resistencias en grupos con zeolita, pero no siguió una asociación directa con la incorporación del aditivo en los tratamientos. Estos resultados concuerdan con los informados en los trabajos de Watkins y Southern (1991) y Leach y col., (1990), quienes al utilizar una zeolita sintética, observaron que cuando el nivel de calcio en la dieta era apropiado, como en el caso del presente ensayo (0,99%), la zeolita no modificaba los índices óseos, mejorándolos sólo cuando el nivel de calcio era excesivo.

CUADRO 5 VARIABLES ÓSEAS EN TIBIA DE POLLOS BROILER CON DIFERENTES NIVELES DE ZEOLITA EN LA DIETA A LOS 49 DÍAS DE EDAD

Indicadores

Tratamientos

-

I (0%)

II (2%)

III (4%)

IV (6%)

Largo (cm)*                      -----

Promedio

12,30

12,56

12,71

12,65

DE

0,36

0,31

0,33

0,36

Diámetro (cm)*

Promedio

0,94

0,91

0,91

0,86

DE

0,12

0,10

0,05

0,05

Carga (Kg)* (1) 

Promedio

36,38

44,56

41,81

37,94

DE

6,40

6,38

8,28

8,63

Cenizas (%)*                 

Promedio

55,19

55,84

56,57

55,90

DE

1,76

1,96

2,35

1,78

* Promedios sin diferencias estadísticasnnente significativas (p > 0,05). (1) Carga= Medida de la resistencia ósea a la fractura.

La medición semanal de la humedad de las heces (Figura 1), permite afirmar que en el presente ensayo la adición de esta CLI a la dieta, principalmente en el nivel de incorporación del 6%, disminuyó el contenido de humedad de los desechos fecales, lo que concuerda con los resultados mencionados por Mumpton y Fishman (1977), y con lo observado por Nakaue y col., (1981). Sin embargo, estos resultados están en desacuerdo con aquellos obtenidos por Willis y col., (1982) y por Keshavarz y McCormick (1991), en que los primeros no observaron diferencias en el contenido de humedad, y los segundos, obtuvieron un aumento de ésta.

Figura 1. Procentaje de humedad en heces de pollos Broiler (en la escala, barras con diferentes índice, señalan diferencs significativas (p < 0,05)

Los resultados obtenidos demostraron que la zeolita utilizada se comportó más bien como un aditivo inocuo, sin efectos destacables en los rendimientos productivos, salvo la ventaja de producir heces con menor humedad; lo que sí tiene interesantes proyecciones en el manejo práctico de explotaciones comerciales.

La ausencia de resultados favorables podría deberse tal vez a la falta de purificación del recurso, ya que es conocido que estos minerales pueden contener cuarzo y otras eventuales impurezas que disminuirían fuertemente las propiedades físico-químicas que se les reconocen a las zeolitas naturales.

Así, sería del mayor interés repetir este tipo de estudio con zeolitas mejor identificadas y con un grado de pureza certificada por los proveedores, de modo de aprovechar sus propiedades y disponer de la totalidad de su potencial.

Referencias

ASOCIATION OF OFFICIAL ANALYTICAL CHEMIST. (AOAC). 1981. Methods of analysis. I3th ed. Washington, D.C.

BARNES, D.G., J.S. CRAWFORD, S.M. LAURENT. 1991. Live performance and processing yields for male broiler chickens fed graded levels of ethacal feed component. Poult. Sci 70 (Supplement 1): 144. (Abst.)

BUNGER, F.L., W.W. ENERSON. 1991. Azomite feeding of broilers and the resulting improvement of feed efficiency and breast meat yield. Poult. Sci. 70 (Supplement I ): 150. (Abst.)

DALY, D.R., R.A. PETERSON, G.H. CARPENTER, W.T. JONES 1991. Effect of sodium aluminosilicate, sex and high and low fill nipple waterers or growth performance of broilers. Poult. Sci. 70 (Supplement 1): 33. (Abst.)

DALY, D.R. PETERSON, G.H. CARPENTER, W.T. JONES. 1990. Effect of feeding ethacal R feed component on growth performance of broilers. Poult. Sci. 69 (Supplement 1): 40. (Abst.)

INGRAM, D.R., C.D. AGUILLARD, S.M. LAURENT. 1989. Bone development and breaking strength as influenced by sodium zeolite-A. Poult. Sci. 68 (Supplement 1): 71. (Abst.)

KESHAVARZ, K., C.C. McCORMICK. 1991. Effect of sodium aluminosilicate, oyster shell and their combinations on acid-base balance and eggshell quality. Poult. Sci. 70: 313-325.

KLOHN, A.I., 1993. Efectos de la utilización de una zeolita natural chilena (Clinoptilolita) como aditivo no nutritivo en dietas de pollos broiler. Memoria de título. Santiago. Universidad de Chile. Facultad de Ciencias Veterinarias y Pecuarias.

KUBENA, L.F., R.B. HARVEY, T.D. PHILLIPS, D.E. CORRIER, W.E. HUFF. 1990. Diminution of aflatoxicosis in growing chickens by the dietary addition of a hydrated, sodium calcium aluminosilicate. Poult. Sci. 69: 727-735.

KVASHALL, N., Z. MIKAUTADZE:, A. URSHADZE. G. TSITSISHVILI, T. ANDRONIKASHVILI. 1981. Natural zeolites of georgia in feeding of broiler chickens. Revista Zootécnica Internacional. 5: 2629.

LEACH, R.M. Jr., B.S. HIEINRICHS, J. BURDETE. 1990. Broiler chicks fed low calcium diets. 1. Influence of zeolite on growth rate and parameters of bone metabolism. Poult. Sci. 69: 1539-1543.

MUMPTON, F.A. 1981. Reviews in mineralogy. Mineralogy and geology of natural zeolites. Edit. Mumpton, F.A. Book Crafters, Inc. Chelsea, Michigan. 2nd ed. p. 1-205.

MUMPTON, F.A., P.H. FISHMAN. 1977. The application of natural zeolites in animal science and aquaculture. J. Anim. Sci. 45: 1188-1203.

NAKAUE, H.S., J.K.KOELLIKER, M.L. PIERSON. 1981. Studies with clinoptilolite in poultry. II. Effect of feeding broilers and the direct application of clinoptilolite (zeolite) on clean and reused broiler litter on broiler performance and house environment. Point. Sci. 60: 1221-1228.

NATIONAL RESEARCH COUNCIL. (NCR). 1994. Nutrient requirements of poultry. 9th rev. ed. Washington, D.C., 155 pp.

PHILLIPS, T.D., L.F. KUBENA, R.B. HARVEY, D.R. TAYLOR, N.D. HEIDELBAUGH. 1988. Hydrated sodium calcium aluminosilicate: a high affinity sorbent for aflatoxin, Poult. Sci. 67: 243-247.

SCOTT, M.L., M.C. NESHEIN, R.J. YOUNG. 1982. Nutrition of the chicken. 3a ed. New York, M. L. Scott and Associates. 562 p.

SOKAL, R.R., F.J. ROHLF. 1981. Biometry. The principles and practice of statistics in biological research. 2nd ed. Freeman and Company. New York. 859 p. Statistical Analysis System (SAS). 1982. User's Guides Basics. Cary, North Carolina. 923 pp.

WALDROUP, P.W., G.K. SPENCER, N.K. SMITH. 1984. Evaluation of zeolites in the diet of broiler chickens, Poult. Sci. 63: 1833-1836.

WATKINS, K.L., L.L. SOUTHERN. 1991. Effect of dietary sodium zeolite A and graded levels of calcium on growth, plasma and tibia characteristics of chicks. Poult. Sci. 70: 2295-2303.

WILLIS, W.L., C.L. QUARLES, D.J. FAGERBERG, J.V. SHUTZE. 1982. Evaluation of zeolites fed to male broiler chickens. Point. Sci. 61: 438-442.

YALCIN, S., G.R. McDANIEL, J. WONG-VALLE, J.E. BARTELS. 1991. The effect of dietary sodium zcolite A (SZA) on the performance of broilers divergently selected for tibial dischondroplasia (TD). Poult. Sci. 70 (Supplement 1): 135 (Abst. ).

Recibido el 2 de enero de 1995, aprobado el 4 de abril de 1995.