Trabajos Originales

  • Sedación, inmovilización y anestesia con xilacina-ketamina en vicuña (Vicugna vicugna)

Resumen

Entre las alternativas de utilización racional de la vicuña, una de las especies silvestres de camélidos sudamericanos -hoy fuera de peligro de extinción en el altiplano de la I Región de Chile-, está el aprovechamiento de su fina fibra proveniente de ejemplares vivos, para lo cual es necesario perfeccionar las técnicas de inmovilización y captura de los animales. Se evaluó un método químico de inmovilización en base a clorhidrato de xilacina (RompunMR, Bayer) y clorhidrato de ketamina (VetalarMR, Parke-Davis), con el fin de determinar las dosis de asociación adecuadas para la especie, las características de sedación y/o anestesia de las drogas y los tiempos de inducción, inmovilización y recuperación. Se emplearon 14 vicuñas machos adultos, clínicamente sanos, en confinamiento en el Parque Nacional Lauca, a 4.400 m.s.n.m., sometidas a 2 protocolos anestésicos: Tratamiento Al y 5 mg/kg de peso corporal vía E. V. y tratamiento B-1,5 y 7,5 mg/kg de peso corporal vía I.M. de xilacina y ketamina, respectivamente. Un alto porcentaje de los animales? 85,7% y 80,0%- presentó adecuada sedación, relajación muscular y analgesia, registrándose los siguientes valores promedio para el período de inducción: 1,3 min y 7,4 min, de inmovilización: 14,2 min y 19,2 min y de recuperación: 35,5 min y 40,5 min, con tratamiento A y B, respectivamente. Tanto la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria como la temperatura corporal se mantuvieron estables, observándose cambios temporales no estadísticamente significativos. Estos resultados muestran que la combinación de xilacina-ketamina en las dosis empleadas, son suficientes para ser utilizadas en procedimientos de manejo y/o quirúrgicos menores, apareciendo como un protocolo anestésico aceptable y seguro. Mas, su aplicabilidad en captura aún debe demostrarse.

Palabras Claves

Vicuña, xilacina, ketamina, inmovilización, anestesia

Abstract

Rational and wise utilization of the vicuña is the next aim to be achieved in this wild species conservation programme, considering the success in the protection phase that led to a considerable increase in their population in the high Andes of northern Chile. National plans are heading to their fine fibre production, harvested from live specimens and it appears necessary to improve animals capture techniques. Chemical restraint using xylazine hydrochloride and ketamine hydrochloride was evaluated, to determine the adequate drug dosages for the species and sedation and anaesthesia characteristics: signs and induction time, immobilization and analgesia duration, as well as time to complete recovery. Fourteen adult vicuña males, confined at Lauca National Park 4470 altitude, 18º10' S, 69º27' W- were used in the study. Two parenteral anaesthetic protocols were evaluated: Treatment A 51 and 5 mg/kg body weight, intravenously (I. V.) and Treatment B- 1.5 and 7.5 mg/kg body weight, intramuscularly (I.M.) of xylazine-HCI (Rompun®, Bayer) and ketamine-HCI(Vetalar®, Parke-Davis), respectively. Sedation, muscular relaxation and analgesia was attained in a high percentage of the treated animals 85.7% and 80.0%- being registered an induction period of 1.3 min and 7.4 min, with immobilization period of 14.2 min and 19.2 min, being the time to complete recovery 35.5 min and 40.5 min, in case of Treatment A and B, respectively. Variations in heart rate, respiratory rate and body temperature were not statistically significant along the induction and immobilization periods, and recovery was brief and gentle. These results suggest that the combination of xylazine/ketamine in the doses employed are adequate to be used safely in management and minor surgical procedures. Nevertheless, its application to capturing manoeuvres still must be demonstrated.    

Keywords

Vicuña, xylazine, ketamine, immobilization, anesthesia.

Introducción

La vicuña es un importante recurso animal que, por exitosas acciones de protección hoy día se encuentra fuera de peligro de extinción en el altiplano de la I Región de Chile [Rodríguez y col., 1987]. Un crecimiento poblacional sostenido, sin deterioro del ecosistema, obliga a un plan de manejo que lo regule y, a la vez, permita una utilización racional de la especie silvestre. Entre las alternativas está la repoblación de otras áreas y/o el aprovechamiento de su fibra, una de las más finas entre las de origen animal, proveniente de ejemplares vivos [Núñez, 1991], para lo cual es necesario perfeccionar las técnicas de inmovilización y captura de los animales. Se ha advertido también esta necesidad para el desarrollo de estudios más avanzados sobre diversos aspectos de su biología, entre otros, los reproductivos.

Uno de los mayores problemas que debe enfrentar el Médico Veterinario encargado de la investigación y manejo de especies silvestres, es la inmovilización eficiente y no traumática de los animales; superarlo constituye, por lo tanto, un paso vital en el estudio de un recurso faunístico. En este contexto, es de gran interés cualquier estudio relativo al conocimiento de un método efectivo de inmovilización, que posibilite la captura, manejo y traslado de los ejemplares, minimizando el estrés que estas maniobras puedan provocarles. Con el presente trabajo se pretende evaluar un método de inmovilización químico en vicuñas que permita el manejo de los individuos y su utilización en intervenciones quirúrgicas menores, tales como desgaste dentario y despalme de uñas, así como endoscopía ovárica y toma de biopsias testiculares.

Entre los fármacos utilizados para relajar y sedar, como premedicación anestésica, está xilacina [clorhidrato de 2(2,6-dimetilfenilamina)-4H-5 ,6-dihidro-1, 3-tiazina] , asociada o no a otros que agregan un efecto anestésico. Generalmente su asociación con ketamina [clorhidrato de 2-(0-clorofenil)-2(metilamino) -ciclohexanona], logra este objetivo final. La xilacina, fármaco sedante, analgésico y miorrelajante, actúa a través de la inhibición de la transmisión del impulso nervioso por bloqueo sináptico. Es antagonizada por yohimbina, droga que bloquearía los efectos señalados a nivel de los alfa adrenoceptores periféricos [Davis, 1980 y 1984; Greene y Thurmon, 1988]. Su efecto es dependiente de la especie, dosis y de la vía de administración, presentando un amplio índice terapéutico. La dosis letal (D.L.)50 es seis veces superior a la indicada para la mayoría de los casos [Booth y McDonald, 1988].

Los animales domésticos más sensibles a la acción de la xilacina son los rumiantes; en el bovino, los niveles del fármaco que producen profunda sedación y analgesia son 1/10 de los requeridos para producir estos mismos efectos en el caballo, perro y gato [Davis, 1980]. Este fármaco ha sido administrado, con relativa seguridad, en rumiantes domésticos [Custer y col., 1977; Peshin y col., 1980] y en rumiantes salvajes [Shmidl, 1974; Roughton, 1975]. Para una sedación óptima se debe evitar la estimulación externa durante la etapa de inducción [Davis, 1980]. La analgesia se presenta sólo en animales con profunda sedación, por lo que se necesita un anestésico local o general, como complemento, para prevenir movimientos en respuestas a estímulos nociceptivos.

La xilacina potencia fuertemente los efectos de otros tranquilizantes, sedantes catalépticos y anestésicos disociativos, pudiendo ser usada con precaución en asociación con estas drogas [Greene y Thurmon, 1988]. En combinación con fenciclidina, etorfina, diazepam y otros tranquilizantes fenotiazínicos, ha sido usada exitosamente en captura e inmovilización de animales salvajes [Davis, 1980]. La premedicación anestésica con xilacina es efectiva y previene la hipertonía muscular, cuando se asocia con clorhidrato de ketamina [Allert y Adams, 1987].

La ketamina produce depresión del sistema tálamo-cortical, junto con activación del sistema límbico [Kumar y col., 1976]; mantiene una analgesia profunda y sueño superficial, durante el cual el paciente se encuentra desconectado de su medio ambiente (anestésico disociativo) [Beck, 1976; Thurmon y Benson, 1987]. Sus efectos farmacológicos pueden antagonizarse por la administración de 1-anfetamina y yohimbina [McKelvey y Simpson, 1985; Riebold y col., 19861. La anestesia inducida por ketamina no corresponde a los estados tradicionales de anestesia descritos para éter, debido a que varios reflejos normales quedan intactos: palpebral, laríngeo y faríngeo [Beck, 1976; Kumar y col., 1976]. Se utiliza corrientemente en combinación con otros agentes anestésicos; su empleo con relajantes de la musculatura esquelética proporciona anestesia adecuada para cirugías abdominales y torácicas [Booth y McDonald, 1988].

La administración asociada de xilacina y ketamina induce una analgesia más profunda y un mayor grado de relajación muscular, además de evitar regurgitación e inhalación de contenido ruminal, al mantener la ketamina el reflejo de deglución. Ha sido usada en la inmovilización de una amplia variedad de especies mamíferas domésticas y silvestres; sin embargo, su empleo en camélidos sudamericanos es relativamente reciente [Riebold y col., 1986; Gavier y col., 1988].

Producto de observaciones aisladas realizadas en vicuñas en el medio altiplánico, discordantes con lo publicado para otras especies camélidas en relación al uso de xilacina en sedación e inmovilización, se realizaron experiencias preliminares tendientes a confirmar estas diferencias. El efecto de la droga fue poco manifiesto a las dosis usadas (1 mg/kg peso corporal E. V. y 1-2 mg/kg I.M.), constatándose sólo leve sedación y ataxia. Esto difiere con los resultados expuestos por Bauditz [1972], en diferentes rumiantes tanto domésticos como silvestres, en que dosis de xilacina iguales o menores, fueron suficientes para sedar e inmovilizar a los animales, así como con lo demostrado por Baumeister [1970] en vacas, Roughton [ 1975] en ciervo de cola blanca, Caster y col. [1977] en camello bactriano, Peshin y col. [1980] y W hite y col. [1987] en camello dromedario y Riebold y col. [1986] en llamas.

El resultado de los experimentos señalados, junto a los antecedentes anestesiológicos que ponderan una mejor respuesta en la mayoría de las especies, cuando se asocia xilacina con ketamina, condujo a la evaluación experimental de esta asociación en la vicuña, en su ambiente altiplánico nativo.

__________

 Trabajo financiado por proyectos FINDECYT 0794/89 y FAO/OIEA CHI/5/013 y colaboración de la Corporación Nacional Forestal (CONAF I Región), Chile.

Material y métodos

Se emplearon 14 vicuñas machos, clínicamente sanos, con una edad promedio de 3,2 años --determinada por cronología dentaria [Pezoa y Rojas, 1986]- y un rango de 32 a 49 kg de peso corporal. Los animales se mantuvieron en confinamiento en la localidad de Las Cuevas, Parque Nacional Lauca, I Región de Chile, ubicada a 4.400 m.s.n.m., 18º10' L.S., 69º27' L.O., alimentándoseles con heno de alfalfa y agua ad libitum. Fueron sometidos a dos protocolos anestésicos en base a la asociación de clorhidrato de xilacina (RompunMR, Bayer1) y clorhidrato de ketamina (VetalarMR, Parke-Davis), en dosis de 1 y 5 mg/kg vía endovenosa (E.V.) y 1,5 y 7,5 mg/kg vía intramuscular (I.M.), respectivamente. Para la administración parenteral -sucesiva e inmediata se utilizó la vena yugular (Tratamiento A) y la región glútea (Tratamiento B).

La coerción de cada animal dentro del corral se realizó manualmente, manteniéndolo luego alejado del resto del grupo durante la inducción anestésica. Previo a la administración de las drogas y cada 5 minutos después de ésta, se registró frecuencia cardíaca y respiratoria, así como la temperatura corporal y los signos y síntomas que se describen a continuación. La frecuencia cardíaca se midió por auscultación a nivel del 3er-5º espacio intercostal izquierdo; se expresó como latidos/minuto. La frecuencia respiratoria se determinó por observación directa del área costo-abdominal, expresándose como ciclos respiratorios/minuto. La temperatura corporal se midió en el recto, mediante un termómetro digital, en grados Celsius (C).

Para evaluar la relajación muscular lograda con cada tratamiento, se observó el grado de contracción muscular a nivel de abdomen, labios, mandíbula inferior, región anal y miembros, observándose la resistencia de cada zona a la manipulación; se expresó como marcada, leve o ausente.

En cuanto a sensibilidad superficial, se evaluó la hipersensibilidad cutánea y el dolor, consignándose como presente o ausente. La primera se observó a nivel abdominal, rozando levemente la piel de la zona. Para estimar dolor, se observó la respuesta frente a estimulación algógena, comprimiendo con una pinza quirúrgica Kocher el espacio interdigital de las extremidades anteriores y posteriores. Se observó también la presencia o ausencia de los reflejos palpebral, corneal, pupilar y anal. Los dos primeros se apreciaron por estimulación digital de la zona respectiva, el tercero por estimulación lumínica y el último por la respuesta a la introducción del termómetro. Se registró, además, el grado de salivación y lagrimeo provocado por los tratamientos, expresándose como marcado, leve o ausente. La evaluación de cada tratamiento se realizó en base a los datos registrados para.los antecedentes y/o variables indicadas, en fichas de trabajo individuales.

En cuanto a los antecedentes cronológicos evaluados, se consideraron como:

Período de inducción: lapso que media entre la inyección de las drogas en el animal y la manifestación evidente de pérdida de conciencia, disminución del tono muscular y adopción de posición de decúbito, con apoyo de cabeza. Período de inmovilización: tiempo que va entre el comienzo de la pérdida de la capacidad motora y el momento en que el animal intenta cambiar de posición. Período de recuperación: tiempo desde que el animal se para en sus cuatro extremidades hasta que camina evidenciando la plena recuperación de las capacidades motoras, unidas a un comportamiento social ad hoc [Cárdenas, 19841].

Para el análisis de los resultados se utilizó estadística descriptiva.

__________

Nota

1 Donación Laboratorio Bayer Chile. volver

Resultados y discusión

Un alto porcentaje de las vicuñas experimentales respondió con inmovilización y analgesia a los tratamiento empleados (Cuadro 1).

CUADRO 1 PROTOCOLOS DE ADMINISTRACIÓN DE LA ASOCIACIÓN XILACINA-KETAMINA (A Y B) Y PORCENTAJE DE RESPUESTA CON INMOVILIZACIÓN Y ANALGESIA EN VICUÑAS

- Asociación Dosis Vía Nº anim. tratados Inmovilización y Analgesia [Nº (%) anim.]
Tratamiento A Xilacina 1,0 mg/Kg E.V. 14 12 (85,7%)
Ketamina 5,0 mg/Kg
Tratamiento B Xilacina 1,5 mg/Kg I.M. 10 8 (80,0%)
Ketamina 7,5 mg/Kg

Al utilizar el tratamiento A, el período de inducción fue significativamente más breve que el registrado con el tratamiento B. Respecto al período de inmovilización, también resultó menor con el primero (Cuadro 2). Las diferencias cronológicas señaladas entre los dos tratamientos tendrían relación tanto con la vía de administración empleada, puesto que el período de latencia y el de acción de una droga están condicionados a la velocidad de absorción del fármaco, la cual depende fundamentalmente de su solubilidad y del flujo sanguíneo local [Goth, 1986], así como de la dosificación inicial. En relación a esto último, cabe señalar que cuando se administró por vía I.M. la misma dosificación empleada en nuestra experiencia por vía E.V., los resultados obtenidos fueron erráticos e insuficientes desde el punto de vista anestesiológico, lo que condujo a considerar el aumento de un 50% en las dosis a evaluar (Cuadro 1).

CUADRO 2 CURSO CRONOLÓGICO DE LAS RESPUESTAS A LA ADMINISTRACIÓN DE XILACINA-KETAMINA, SEGÚN DOS PROTOCOLOS (A Y B), EN VICUÑAS

- Período Inducción (min)* Período Inmovilización (min)* Período Recuperación (min)*
Tratamiento A (n = 12) 1,3 ± 0.8** (0,3 - 3,0)     14,2 ± 3,9*** (8,0 - 20,5)   35,5 ± 8,1   (23,9 - 47,0)
Tratamiento B (n = 8) 7,4 ± 3,9** (3,5 - 16,0)   19,2 ± 6,4*** (10,0 - 30,0)    40,5 ± 12,8 (24,0 - 59,0)
*** Los valores corresponden a la media + desviación estándar y rango. *** p < 0,001 *** p < 0,05 A = xilacina: 1 mg/Kg + ketamina: 5 mg/Kg; E.V. B = xilacina: 1,5 mg/Kg + ketamina: 7,5 mg/Kg, I.M.

Tanto la frecuencia cardíaca [latidos/min] y frecuencia respiratoria [ciclos/min], como la temperatura corporal (rectal) [C], se mantuvieron estables, observándose cambios temporales no estadísticamente significativos para sus valores promedio, al compararlos con los basales (Figura 1).

___________________

A = xilacina: 1 mg/kg + ketamina: 5 mg/kg ;  E.V. B = xilacina: 1,5 mg/kg + ketamina: 7,5 mg/kg ;  I.M.

Figura 1. Respuesta cardiorrespiratoria y térmica en vicuñas tratadas con la asociación xilacina-ketamina según diferentes protocolos de administración (A y B).

  El valor promedio registrado para frecuencia cardíaca inmediatamente previo a la administración de los fármacos (basal) está dentro de los valores comunicados anteriormente para la especie [Urquieta y Rojas, 1990], siendo de 73,0 ± 14,5 y 70,9 ± 16,2 [latidos/min] para los tratamientos A y B, respectivamente. Luego, se observó disminución en la frecuencia cardíaca promedio con ambos tratamientos; sin embargo, este descenso no fue estadísticamente significativo, al comparar los valores registrados en los distintos tiempos control con los basales. Con el tratamiento A, transcurridos 25 min, se observó un leve repunte en la frecuencia cardíaca promedio, lo que pudiera interpretarse como un indicador de recuperación; en el caso del tratamiento B, este fenómeno no se observó dentro del período de control (30 min) (Figura 1). Estudios previos realizados en camello dromedario reportan resultados similares cuando se administran ambas drogas simultáneamente. Sin embargo, cuando se administró cada fármaco por separado, se evidenció el efecto bradicardizante de xilacina, así como el efecto c ardioestimul ante de ketamina [White y col.,1987]. Asimismo, experiencias en llamas en que xilacina y ketamina fueron administradas secuencialmente, con 5 min de intervalo entre ambas, mostraron una marcada disminución inicial de la frecuencia cardíaca, la que aumentó significativamente, coincidente con la administración de ketamina [Gavier y col., 19881. Nuestros resultados, así como los reportados por Rings y Muir [1982] en vaca y White y col. [1987] en camello dromedario, indicarían un efecto antagónico entre ambas drogas sobre el sistema cardiovascular, a través de su acción sobre el sistema nervioso central y autónomo [Allert y Adams, 1987], al ser administradas simultáneamente.

La frecuencia respiratoria basal promedio registrada fue 29,9 - 9,4 y 30,4 ± 14,2 [ciclos/min] en los animales sometidos al tratamiento A y B, respectivamente, valores que se encuentran dentro del rango comunicado previamente para la especie [Urquieta y Rojas, 1990]. Si bien no se registraron diferencias estadísticamente significativas en esta variable producto de la aplicación de la asociación anestésica, en el grupo A se observó una disminución al minuto 25 postratamiento, registrándose su recuperación al tiempo control inmediatamente siguiente; en el caso del grupo B, en cambio, se observó una tendencia a aumentar la frecuencia respiratoria en los primeros 10 minutos postratamiento, para luego estabilizarse hacia los valores basales (Figura 1). Lo último concuerda con lo comunicado por Kumar y col., 1976; Rings y Muir, 1982 y White y col., 1987.

Diferentes respuestas se han observado, sin embargo, al utilizarlos mismos fármacos por separado. Así, xilacina ha sido descrita como depresora de la función respiratoria [Roughton, 1975; Greene y Thurmon, 1988]. En el caso de ketamina, se ha comunicado tanto disminución de la frecuencia respiratoria [Thurmon y col., 1973], aumento significativo de ella [White y col., 1987], así como mínimos efectos respiratorios [Beck, 1976]. Un aspecto importante señalado por Wright [ 1982] durante la anestesia por ketamina, es la presentación de períodos de respiración superficial e irregular, a veces con períodos apneicos, lo que podría provocar complicaciones clínicas. Durante esta experiencia hubo dos casos en que se presentaron períodos de apnea, los que fueron compensados espontáneamente por cada animal con períodos de taquipnea, no revistiendo, por tanto, significación clínica. La temperatura corporal se mantuvo estable en ambos tratamientos, durante todo el período de control. Respuestas similares han comunicado Thurmon y col. [1973] en ovejas y White y col. [1987] en camello dromedario. En cuanto a la relajación muscular lograda, tanto el tono de la musculatura abdominal (Figura 2.1), como la resistencia a la tracción (Figura 2.2), mostraron una rápida desaparición, especialmente con el tratamiento A, aunque más fugaz que con el tratamiento B. Respecto a la abolición de reflejos producto de la acción de la asociación de fármacos usada, en ambos tratamientos es incompleta y por un breve lapso, aunque fue la más frecuente cuando se administró por vía E.V. En concordancia con lo descrito, se presenta la evolución temporal del reflejo palpebral en respuesta a los dos tratamientos (Figura 3). La disminución de la sensibilidad dolorosa fue de rápida presentación en alrededor de un 80% de los casos, siendo más persistente al administrar el tratamiento B (Figura 4). Todos los animales mostraron una profusa (marcada) salivación, que en parte deglutían, y una discreta (leve) secreción lacrimal, a medida que transcurrió el período experimental, con ambos tratamientos. Esta respuesta se relaciona con el efecto simpático colinérgico descrito para ambas drogas [Beck, 1976; Davis, 1980. No se consideró necesaria la atropinización de los animales. El período de recuperación fue breve y tranquilo, presentando los animales sólo leve ataxia e incoordinación en los momentos iniciales de éste (Cuadro 2).

 

_________________ A = xilacina: 1 mg/kg + ketamina: 5 mg/kg ;  E.V. B = xilacina: 1,5 mg/kg + ketamina: 7,5 mg/kg ;  I.M.

Figura 2. Tono de musculatura abdominal (2.1) y resistencia a la tracción de las estremidades (2.2) en vicuñas tratadas con la asociación xilacina-ketamina según diferentes protocolos de administración (A y B).

   

 

________________

A = xilacina: 1 mg/kg + ketamina: 5 mg/kg ;  E.V. B = xilacina: 1,5 mg/kg + ketamina: 7,5 mg/kg ;  I.M.

Figura 3. Reflejo palpebral en vicuñas tratadas con la asociación xilacina-ketamina según diferentes protocolos de administración (A y B)
 
 

________________

A = xilacina: 1 mg/kg + ketamina: 5 mg/kg ;  E.V. B = xilacina: 1,5 mg/kg + ketamina: 7,5 mg/kg ;  I.M.

Figura 4. Efecto analgésico de la asociación xilacina-ketamina según diferentes protocolos de administración (A y B) en vicuñas.

  La inmovilización química, mediante el uso de la asociación xilacinalketamina en las dosis estudiadas, es adecuada para incorporarla a labores de manejo en vicuñas, apareciendo efectiva para procedimientos quirúrgicos menores. Sin embargo, en la eventualidad de utilizar esta asociación en inmovilización a distancia mediante el uso de dardos, debería evaluarse previamente una dosificación mayor a la utilizada vía I.M. en este estudio, ya que -el período de inmovilización promedio registrado (7,4 ± 3,7 min) podría ser elevado para el objetivo de capturar vicuñas, puesto que durante este lapso el animal puede recorrer una distancia suficiente como para dificultar su seguimiento, considerando lo escabroso de ciertos terrenos donde habita la especie. Tiempos de inducción similares han sido observados por Festa-Bianchet y Jorgenson [1985] empleando xilacina y ketamina en ovejas silvestres. Estos autores recomiendan realizar las maniobras de inmovilización en terrenos amplios, con la posibilidad de visualizar al animal hasta que se produce su derribo.

Entre las condicionantes de la respuesta de las especies silvestres a las drogas inmovilizantes están el peso del animal, sexo, edad y estado fisiológico [Bauditz, 1972 ; Jacobsen, 1983]. El amplio margen de seguridad de xilacina y ketamina permite que sean utilizadas en inmovilización a distancia, donde la dosificación de las drogas en relación al peso corporal no es exacta, sino calculada por aproximación al estado de desarrollo del animal [FestaBianchet y Jorgenson, 1985]. En cuanto a posibles diferencias en respuesta sexo y/o edad dependientes, no podemos esbozar conclusiones, ya que en el presente estudio se utilizó solamente machos adultos.

Referencias

ALLERT, J.A., R. ADAMS. 1987. 'Pharmacologic consideration in selection of tranquilizers, sedatives, and muscle relaxant drugs used in inducing animal restraint'. J. Am. Vet. Med. Assoc. 191: 1241-1244.

BAUDITZ, R. 1972. 'Sedation, inmobilization and anesthesia with Rompun® in captive and free living wild animals'. Vet. Med. Rev. 9: 204-224.

BAUMEISTER, M. 1973. 'Estudios sobre tolerancia, acción e indicaciones del Rompún® (Xilacina)- Bayer en vacunos'. Not. Med. Vet. 4: 340-347.

BECK, C. C. 1976. 'Vetalar®(Ketamine hydrochloride). A unique cataleptoid anesthetic agent for multispecies usage'. J. Zoo. anim. Med. 7: 11-38.

BOOTH, N.H., L.E. MCDONALD. 1988. 'Farmacología y terapéutica veterinaria'. Ed. Acribia, S.A. Zaragoza, España. 1: 274-286 y 353-366.

CÁRDENAS, J.C. 1984. 'La cerbatana como medio de inmovilización química a distancia en pinípedos'. Serv. Cient. INACH 31. 179-187.

CUSTER, R., L. KRAMER, S. KENNEDY, M. BUSH. 1977. 'Hematologic effects of xylazine when used for restraint of bactrian camels'. J. Am. Vet. Med. Assoc. 171: 899-901.

DAVIS, L.E. 1980. 'Xylazine'. J. Am. Vet. Med. Assoc. 176: 452-455.

DAMS, L. E. 1984. 'Alpha adrenoceptor pharmacology'. J. Am. Vet. Med. Assoc. 184: 1400-1402.

FESTA-BIANCHET, M., J. JORGENSON. 1985. 'Use of xylazine and ketamine to immobilize bighorn sheep in Alberta'. J. Wildl. Manage. 49: 162-165.

GAVIER, D., M.D. KITTLESON, M.E. FOWLER, L.E. JOHNSON, G. HALL, D. NEARENBERG. 1988. 'Evaluation of a combination of xylazine, ketamine and halothane for anesthesia in llamas'. Am. J. Vet. Res. 49: 2047-2055.

GOTH, A. 1986. 'Farmacología médica'. Undécima edición.editorial Doyma. Barcelona, España. 14-27 y 353-381.

GREENE, S.A., J.C. THURMON. 1988. 'Xylazine. A review of its pharmacology and use in Veterinary Medicine'. J. Vet. Pharmacol. Therap. 11: 295-313.

JACOBSEN, N.K. 1983. 'Effects of age and behavior of blacktailed deer on dosages of xylazine'. J. Wildl Manage. 47: 252-255.

KUMAR, A., J.C. THURMON, H.J. HARDENBROOK. 1976. 'Clinical studies of ketamine HCI and xylazine HCI in domestic goat'. Vet. Med./Small Animal Clinician. 71: 1707-1713.

MCKEVEY, W.A., C. A. SIMPSON. 1985. 'Reversal of the effects of xylazine and xylazine/ketamine in red deer'. Vet. Rec. 117: 362-363.

NÚÑEZ, E. 1991. 'La vicuña: Una opción económica para el aymara'. Chile Forestal 180: 16-17.

PESHIN, P.K., J.M. NIGAM, S.C. SINGH, B.A. ROBINSON. 1980. 'Evaluation of xylazine in camels'. J. Am. Vet. Med. Assoc. 177: 875-878.

PEZOA, C., J. R. ROJAS. 1986. 'Estudio de la edad de la vicuña a través del análisis dental'. Nota Técnica N° 3, Corporación Nacional Forestal, CONAF I Región, Ministerio de Agricultura, Arica, Chile, 11 p.

RIEBOLD, T.W., A.J. KANEPS, W.B. SCHMOTZER. 1986. 'Reversal of xylazine-induced sedation in llamas, using doxapram or 4-aminopyridine and yohimbine'. J. Am. Vet. Med. Assoc. 189: 1059-1061.

RINGS, D.M., W.W. MUIR. 1982. 'Cardiopulmonary effects of intramuscular xylazine-ketamine in calves'. Can. J. Comp. Med. 46: 386-389.

RODRÍGUEZ, R., E. NÚÑEZ, J. SALINAS, C. CUNNAZZA, A. GLADE 1987. 'Estado actual y perspectivas de las formas de tenencia y aprovechamiento de la vicuña en Chile'. Corp. Nac. Forestal (CONAF), Ministerio de Agricultura, Santiago, Chile, 53 p.

ROUGHTON, R.D. 1975. 'Xylazine as an immobilizing agent for captive white-tailed deer'. J. Am. Vet. Med. Assoc. 167: 574-576.

SHMIDL, J.A. 1974. 'Experimental use of Rompun® on exotic species'. J. Zoo Anim. Med. 5: 8-9.

THURMON, J.C., A. KUMAR, P. LINK. 1973. 'Evaluation of ketamine hydrochloride as an anesthetic in sheep'. J. Am. Vet. Med. Assoc. 162: 293-297.

THURMON, J.C., G.L. BENSON. 1987..'Pharmacologic consideration in selection of anesthetics for animals'. J. Am. Vet. Med. Assoc. 191: 1245-1251.

URQUIETA, B., J.R. ROJAS. 1990. 'Studies on reproductive physiology of the vicuña (Vicugna-vicugna)'. In: Livestock Reproduction in Latin America International Atomic Energy Agency Publications. Viena, Austria. 407-428.

WHITE, R. J., S. BALI, H. BARK. 1987. 'Xylazine and ketamine anaesthesia in the dromedary camel under field conditions'. Vet. Rec. 120: 110-113.

WRIGHT, J. 1982. 'Pharmacological effects of ketamine and its use in veterinary medicine'. J. Am. Vet. Med. Assoc. 12: 180-183.

Recibido el 27 de marzo de 1992, aprobado el 7 de septiembre de 1992.