Comunicaciones

  • Anormalidades dentarias en caninos

Resumen

Se realizó un estudio de la salud bucal en 50 perros anestesiados, adaptándose un método clínico de diagnóstico a partir de la odontología humana. Este método contempla la detección de anomalías bucodentarias, uso de índices periodontales y medición de profundidad del surco gingivodentario. Se encontró que prácticamente todos los pacientes presentaban alguna periodontopatía, en grado variable. Dentro del resto de alteraciones, las más frecuentes fueron las facetas de desgaste y las caries.

Palabras claves: Enfermedad periodontal, caries dental.

Abstract

In the present report attention is drawn to investigate the presence of dental abnormalities in fifty dogs anesthetized at a veterinary hospital. In this animals by using oral examination and human diagnostics techniques, periodontal disease was detected in 100% of dogs, dental caries in 32%.

Key words: Periodontal disease, dental caries.

Abstract

Se realizó un estudio de la salud bucal en 50 perros anestesiados, adaptándose un método clínico de diagnóstico a partir de la odontología humana. Este método contempla la detección de anomalías bucodentarias, uso de índices periodontales y medición de profundidad del surco gingivodentario. Se encontró que prácticamente todos los pacientes presentaban alguna periodontopatía, en grado variable. Dentro del resto de alteraciones, las más frecuentes fueron las facetas de desgaste y las caries.

Palabras claves: Enfermedad periodontal, caries dental.

Abstract

In the present report attention is drawn to investigate the presence of dental abnormalities in fifty dogs anesthetized at a veterinary hospital. In this animals by using oral examination and human diagnostics techniques, periodontal disease was detected in 100% of dogs, dental caries in 32%.

Key words: Periodontal disease, dental caries.

Introducción

Entre las diversas patologías que afectan a la especie canina, es importante considerar las de la cavidad bucal, debido a que comprometen primariamente la capacidad de alimentación, repercutiendo directamente en el estado general de salud. Debido a esto, la odontología veterinaria ha alcanzado un considerable desarrollo en los países más avanzados, principalmente en las especies canina y felina, por el estrecho contacto de estos animales con sus amos, quienes se preocupan porque sus animales regalones reciban un tratamiento odontológico adecuado (Emily, 1990).

En países como el nuestro, en los cuales todavía no se practica la odontología como una especialidad de la medicina de los animales de compañía, el médico veterinario debe estar preparado para realizar un examen acucioso de la cavidad bucal y detectar alteraciones como gingivitis agudas, zonas de necrosis o depósitos considerables de cálculo dental.

Debido a esto, se planteó este estudio para adaptar un método clínico para el diagnóstico de patologías odontológicas en caninos a partir del modelo utilizado en la especie humana, procediendo a determinar las patologías odontológicas más frecuentes, asociándolas con factores como edad, sexo, raza y tipo de alimentación.

Material y métodos

Se elaboró una ficha especial, haciendo una adaptación de la usada en la Facultad de Odontología de la Universidad de Chile.

Se realizó el examen de 50 perros mayores de un año, anestesiados, para ser sometidos a diversos procedimientos quirúrgicos y en los cuales se aprovechó de practicar el examen odontológico. Se trabajó con pacientes mayores de un año, porque a esa edad se ha completado su dentición permanente. Al realizar el examen de la cavidad bucal, se utilizó el método de Golden (Golden y col., 1982), que consiste en determinar oclusión, examen dental y examen de periodoncio.

En este estudio se definió la oclusión normal como la posición del canino inferior entre el incisivo lateral y canino superior sin rozarlos y los incisivos superiores ubicados ligeramente por delante de los inferiores haciendo contacto en la oclusión. En el examen dental, se consignó alteraciones de fórmula dental, rotación, facetas de desgaste, fracturas y caries.

En el examen de periodoncio se utilizaron índices periodontales y de movilidad que facilitan la comprensión del estado general del periodoncio. Se determinó el grado de inflamación gingival mediante el índice gingival diseñado por Loe en 1967. La placa bacteriana se midió a través del índice de placa (Silness y col., 1974), mediante un explorador dental. El cálculo dental se midió usando el índice de cálculo de Ramfjord (Ramfjord, 1979).

Análisis Estadístico

Para los efectos del análisis estadístico, los pacientes se dividieron en tres grupos según edad.

Grupo 1

=

1 a menos de 6 años

21 perros

Grupo 2

=

6 a menos de 11 años

19 perros

Grupo 3

=

11 a 16 años

8 perros

Luego se agruparon por edad, sexo y raza y se realizó una prueba de Student-Newman-Keula (SNK) para verificar si la distribución etaria era homogénea en ambos sexos o si existían diferencias significativas que pudieran distorsionar los resultados.

Resultados

Se examinaron 50 perros, 23 machos y 27 hembras, de 16 razas distintas y mestizos. La edad varió entre 1 y 16 años.

CUADRO 1 DISTRIBUCIÓN SEGÚN SEXO Y EDAD DE LOS 50 PERROS

-

Machos

Hembras

Total

1 a < 6 años

7

14

21

6 a < 11 años

10

9

19

11 a 16 años

6

2

8

Total

23

25

48*

*En 2 casos los dueños no conocían la edad de sus mascotas.

Los perros en estudio pertenecían principalmente a las siguientes razas: Cocker Spaniel, Ovejero Alemán, Poodle, Dálmata, Boxer y un número importante de mestizos.

En cuanto al tipo de alimentación, 33 recibían comida preparada en casa lo que es considerado como dieta blanda, sólo 2 recibían exclusivamente alimentación comercial que es considerada dieta dura y 8 perros se alimentaban en forma alternada con comida de casa y alimento preparado. En 7 casos no fue posible obtener esta información.

Las anomalías bucodentarias encontradas correspondieron a 19 casos con oclusión prognática (32,7%):

CUADRO 2 TIPOS DE OCLUSIÓN ENCONTRADOS EN 50 PERROS DEL ESTUDIO

Tipo de oclusión

n

%

Normal

20

59,2

Retrognática

0

0

Prognática

19

38,81

Látero-mentonismo

1

2,0

Total

492

100

1Tres perros eran prognatas por exigencias de su raza, por lo que el porcentaje absoluto de esta condición como alteración es de 32,7% 2En un caso no se examinó la oclusión.

Las facetas de desgaste se presentaron en el 54% de los perros examinados, principalmente en los incisivos inferiores.

Las fracturas dentales se encontraron sólo en 2 perros y eran producto de accidentes. Las caries se encontraron en 16 perros (32%), principalmente en cuarto premolar y primer molar superior. El 100% de los perros examinados presentó periodontopatías.

 Examen odontológico en perro anestesiado.

Discusión

Al realizar un estudio transversal sobre las patologías que están afectando a una determinada población, el procedimiento ideal es tomar una muestra aleatoria que pueda representar fielmente a la totalidad de los individuos que la componen. Sin embargo, también es necesario considerar las limitaciones prácticas que existen para realizar dicho muestreo y, de acuerdo a esto, seleccionar los individuos que participarán en el estudio, sin perder nunca de vista los sesgos en que puede estar incurriendo.

En este caso se usó una población de pacientes caninos que concurría al centro de atención para ser sometido a diversos tipos de intervenciones quirúrgicas, lo que naturalmente constituye un sesgo importante. Por esta razón, los resultados de este estudio no deben ser extrapolados a la población canina; en general, son sólo una aproximación acerca de lo que puede estar ocurriendo en ella en el aspecto odontológico.

Se debe recordar que el objetivo principal es adaptar una metodología de examen, para que pueda ser utilizada en forma rutinaria por los Médicos Veterinarios. El método tiene la limitación que debe ser practicado bajo anestesia general, ya que es necesario manipular la boca del paciente e introducir instrumentos para hacer las mediciones.

Para realizar el examen del periodoncio se requiere destreza no sólo en el aspecto visual, sino también en cuanto a la sensación táctil, como ocurre al tratar de detectar la existencia de cálculo subgingival por medio de la sonda periodontal (Ramfjord, 1982).

El índice gingival resulta ser una herramienta muy útil para reportar el estado de salud de las encías. Es un método fácil de aprender y de interpretar y distingue claramente entre la severidad de la lesión y su ubicación.

Todos los pacientes presentaron algún grado de gingivitis, lo que indica que existía en el 100% de ellos una patología periodontal. Por esta razón, las periodontopatías fueron consideradas como el problema más frecuente.

Las caries se presentaron en el 32% de los casos a diferencia de muchos autores que las señalan como una patología de baja frecuencia en la cavidad bucal de los perros (1sogai y col., 1989), aunque no todos están de acuerdo en ello (Harvey, 1990), quien reportando una incidencia de 35% coincide con el presente estudio.

Finalmente, no fue posible correlacionar la variable raza con ninguna anomalía bucodentaria o índice, debido a que fue muy baja la representatividad de cada una.

Referencias

EMILY, P. 1990, Handbook of small animal dentistry. Oxford. Pergamon Press 106 p.

GOLDEN A,; N. STOLLER; C. HARVEY, 1982. A survey of oral and dental diseases in dogs anesthetized at Veterinary Hospital, J. Am. Anim. Hosp. Assoc., 18: 891—899

HARVEY, C. 1990. Oral medicine. Annual meeting scientific proceeding. J. Am. Anim. Hosp. Assoc. 57th S. Francisco. California.

ISOGAI, H; H. OKOMOTO; F. NAKAMURA, 1989. Epidemiological study of periodontal diseases and some other dental disorders in dogs. Jpn. J. Vet. Se., 51: 1151—1162

LOE, H. 1967. The gingival index, the plague index and the retention index systems J. Periodont., 38: 610—616

RAMFJORD, S. 1979. Indices for prevalence and incidence of periodontal disease, J. Periodont, 30: 51—59

RAMFJORD, S. 1982. Periodontología y Periodoncia. Buenos Aires Ed. Med. Panamericana. 629 p.

SILNESS, J.; H. LOE, 1974. Periodontal disease. Acta. Odont. Scand., 22: 121—135

Recibido el 26 de marzo de 1993, aprobado el 31 de mayo de 1993.