Nota técnica

  • Aplicación de una prueba inmunoenzimática en el diagnóstico de parvovirus canino tipo 2

Resumen

En 41 caninos menores de 6 meses de edad, que presentaban signos clínicos de gastroenteritis hemorrágica aguda, se detectó la presencia de parvovirus canino tipo 2 en las heces por una prueba inmunoenzimática comercial (ELISA). Se estudió también las variaciones hematológicas y de química sanguínea de los pacientes.

Del total de animales, 41,46% resultó positivo a la presencia de parvovirus canino, mientras que 58,53% fue negativo, por la prueba de ELISA. Las variaciones sanguíneas observadas más frecuentemente, tanto en los caninos ELISA positivos como negativos, fueron anemia, neucopenia, neutropenia, linfopenia, eosinopenia e hipoproteinemia.

Palabras claves: Parvovirosis canina, prueba inmunoenzimática.

Abstract

In 41 dogs under 6 months of age which presented hemorrhagic diarrhea, an elizyme immunoassay test kit (ELISA) was used to detect the presence of antigen from canine parvovirus type 2 in their feces. Hematologic and biochemical abnormalities were also detected.

From the total of dogs studied, 41.46% were positive to the ELISA test, while 58.53% were negative. Frequent hematologic abnormalities in ELISA postive and negative dogs were anemia leukopenia, neutropenia, lymphopenia and eosinopenia. Hypoproteinemia occurs in 76.4% and 75.0% of the ELISA positive and negative dogs respectively.

Key words: Canine parvovirus, enzyme immunoassay test.

Abstract

En 41 caninos menores de 6 meses de edad, que presentaban signos clínicos de gastroenteritis hemorrágica aguda, se detectó la presencia de parvovirus canino tipo 2 en las heces por una prueba inmunoenzimática comercial (ELISA). Se estudió también las variaciones hematológicas y de química sanguínea de los pacientes.

Del total de animales, 41,46% resultó positivo a la presencia de parvovirus canino, mientras que 58,53% fue negativo, por la prueba de ELISA. Las variaciones sanguíneas observadas más frecuentemente, tanto en los caninos ELISA positivos como negativos, fueron anemia, neucopenia, neutropenia, linfopenia, eosinopenia e hipoproteinemia.

Palabras claves: Parvovirosis canina, prueba inmunoenzimática.

Abstract

In 41 dogs under 6 months of age which presented hemorrhagic diarrhea, an elizyme immunoassay test kit (ELISA) was used to detect the presence of antigen from canine parvovirus type 2 in their feces. Hematologic and biochemical abnormalities were also detected.

From the total of dogs studied, 41.46% were positive to the ELISA test, while 58.53% were negative. Frequent hematologic abnormalities in ELISA postive and negative dogs were anemia leukopenia, neutropenia, lymphopenia and eosinopenia. Hypoproteinemia occurs in 76.4% and 75.0% of the ELISA positive and negative dogs respectively.

Key words: Canine parvovirus, enzyme immunoassay test.

Introducción

Hace algunos años la presentación de gastroenteritis hemorrágica aguda y de miocarditis on cachorros, con características de epidemis, se asoció etiológicamente con la infección por parvovirus canino tipo-2.

(PVC-2), un nuevo agente viral, que fue aislado y tipificado desde heces de animales que presentaban esa sintomatología (Appel y col., 1979; Carmichael y col., 1980). Sci. demostró que el virus manifestaba un citotropismo por células de rápido intercambio, como las células epiteliales de las criptas intestinales y por el tejido hemopoyético mieloide y linfoide (Cooper y col., 1979; Meunier y col., 1985), lo que se manifestaba clínicamente con vómitos, diarrea y alteraciones hematológicas con disminución marcada de los granulocitos y linfocitos.

Posteriormente marcada, se ha demostrado que el virus ha experimentado variaciones en su genoma (Parrish y col., 1985; Parrish y col., 1991), como asimismo la presentación clínica y evolución de la enfermedad, por lo que el diagnóstico constituye un dilema on los casos menos severos, o con signos poco manifiestos (Meunier y col., 1985). Por otra parte, se describen otros agentes que también producen gastroenteritis, ya sea otros tipos de virus, tales como rotavirus, coronavirus, virus del distemper y de la hepatitis infecciosa canina; infecciones bacterianas por Salmonellas y Escherichia coli; parásitos intestinales y ciertos medicamentos y toxinas exógenas (Swango, 1989). Por ello, frente a una sospecha clínica de parvovirosis debe recurrirse a pruebas de laboratorio que demuestren la presencia del virus como aislamiento viral, hemoaglutinación, microscopía electrónica y enzimoinmunoensayo o ELISA (Pollock y Coyne, 1993).

En Chile, los primeros casos clínicos de parvovirosis se observaron alrededor de 1980, aislándose posteriormente el virus (Ábalos y col., 1982). En general, los diagnósticos que se realizan son a base de los signos y síntomas clínicos clásicos de gastroenteritis hemorrágica y a pruebas de laboratorio inespecíficas como el hemograma (Ernst y col., 1987). Considerando que los signos clínicos descritos pueden presentarse on otras patologías (Mendoza y Berríos, 1981), el objetivo de este trabajo fue aplicar una prueba inmunoenzimática (ELISA) rápida de origen comercial, para el diagnóstico de parvovirus on las deposiciones de caninos jóvenes afectados de gastroenteritis hemorrágica.

Materiales y métodos

Se consideró on este estudio 41 caninos menores de 6 meses de edad, atendidos entre enero y diciembre de 1993 en el Policlínico de Especies Menores de la Facultad de Ciencias Veterinarias y Pecuarias, Universidad de Chile y en una clínica veterinaria privada del área sur de la Región Metropolitana. Todos ellos presentaban signos compatibles con parvovirosis, como decaimiento marcado, fiebre, inapetencia, vómitos, diarrea de color rojiza a café de aparición brusca y con un curso clínico reciente (menor a 4 días), de acuerdo a lo descrito por Jacobs y col. (1980), Meunier y col. (1985) y Heald y col. (1986). Los pacientes analizados no habían sido vacunados contra parvovirosis y otras enfermedades infecciosas.

A cada individuo se le realizó un examen clínico, donde se obtuvo muestras de heces para el diagnóstico de parvovirus canino, lo cual se realizó mediante la prueba de ELISA comercial CITER (canine parvovirus test kit), IDEXX, Portland, ME, U.S.A. Ella utiliza anticuerpos monoclonales para detectar antígenos del parvovirus canino en las heces, en un inmunoensayo de fase sólida y considera controles positivos y negativos. También se aplicó la prueba en heces de cuatro cachorros clínicamente sanos como control negativo. Todas las determinaciones se realizaron en el día de obtenidas las muestras y de acuerdo a las instrucciones de los fabricantes.

Se extrajo además muestras de sangre con y sin anticoagulante para realizar hemograma, determinar la concentración sérica de proteínas, nitrógeno uréico sanguíneo y la actividad de alanino amino transferasa, como complemento al diagnóstico clínico. Los valores obtenidos on cada paciente fueron comparados con las cifras de referencia para el canino citadas por Schalm y col. (1975).

Los pacientes fueron hospitalizados y sometido a un tratamiento sintomático a base de suero Ringer lactato, antiemético y antibiótico administrados parentalmente, controlándose la evolución clínica de la enfermedad.

Resultados y discusión

En este estudio se examinaron 41 caninos menores de 6 meses de edad, tanto de razas finas como mestizas, 30% de hembras y 70% de machos que presentaron signos clínicos de parvovirosis. Del total de animales examinados, 6 fallecieron on un corto período y el resto presentó un curso clínico variable, recuperándose posteriormente.

Al aplicar la prueba de ELISA que detecta antígenos de parvovirus canino on las deposiciones de los pacientes con gastroenteritis hemorrágica, 17 caninos (41,46%) resultaron positivos a ella (Cuadro 1). Cabe destacar que la prueba comercial de ELISA utilizada tiene la ventaja de ser rápida y de fácil aplicación on la práctica clínica veterinaria y es específica para parvovirus canino (Swango, 1989). Sin embargo, se debe tener presente que cualquier prueba que detecta virus on las heces está limitada por el tiempo on que el virus es eliminado on ellas (Pollock v Coyne, 1993).

CUADRO 1 DETECCIÓN DE PARVOVIRUS CANINO POR ELISA* EN DEPOSICIONES DE ANIMALES CON GASTROENTERITIS

 

N

%

ELISA (+)

17

41,46

ELISA (-)

24

58,53

*prueba inmunoenzimática CITER, INDEXX.

Se ha demostrado on un estudio de inoculación experimental del parvovirus canino, que éste fue aislado de las heces desde los 2 y 4 días luego de ser inoculados por la vías intravenosa y oral respectivamente, no detectándose pasados los 9 a 12 días postinoculación (Meunier y col., 1985). Por ello se considera que las pruebas como ELISA, con resultados positivos son confirmativas de la infección, en tanto que las negativas pueden o no serlo. Al respecto, se describe, por ejemplo, que si los animales han estado enfermos por más de 3 días presentarían altos títulos de anticuerpos que pasan al intestino, los cuales se unirían al virus, resultando negativas las pruebas que lo detectan on las deposiciones después de ese tiempo (Carmichael, 1980; Brunner y Swango, 1985). O bien, que la causa de la gastroenteritis era distinta a la producida por parvovirus.

En el presente estudio se consideraron aquellos pacientes con un curso clínico menor a 4 días y se realizó un solo examen de heces, por lo que podrían haber ocurrido algunos casos 'falsos negativos', lo que explicaría on parte los resultados obtenidos. También se pueden atribuir a que la etiología de la gastroenteritis, on algunos de los pacientes ELISA negativos, no era una infección por parvovirus canino. Al respecto, on tres caninos se diagnosticó distemper, infección masiva por Ancylostoma duodenale e intoxicación alimentaria por Salmonella montevideo respectivamente. En el resto de los pacientes no se diagnosticó la causa específica de la gastroenteritis.En el cuadro 2, se presenta las variaciones hematológicas observadas tanto on los pacientes ELISA positivos como negativos a la presencia de parvovirus. Las alteraciones más relevantes de los eritrocitos fueron anemia on un 47,0 % de los animales ELISA (+), la cual fue normocítica normocrómica en todos los casos; esta alteración se observó sólo en 25,0% de los caninos ELISA (-).

CUADRO 2 VARIACIONES HEMATOLÓGICAS DE CANINOS CON GASTROENTERITIS POSITIVOS Y NEGATIVOS A LA PRESENCIA DE PARVOVIRUS EN LAS FECAS, DETECTADAS POR ELISA

 

ELISA + N

-17 %

ELISA - N

(24) %

Anemia

8

47,0

6

25,0

Poliglobulia

1

5,9

2

8,3

Leucopenia

10

58,8

13

54,2

Leucocitosis

0

0

3

12,5

Neutropenia

10

58,8

10

41,6

Neutrofilia

0

0

1

4,2

Desv.Izquierda

6

35,3

13

54,2

Linfopenia

5

29,4

6

25,0

Linfocitosis

0

0

0

0

Eosinopenia

8

47,0

14

58,3

Eosinofilia

0

0

0

0

Monocitopenia

0

0

4

16,6

Monocitosis

5

29,4

3

12,5

Hipoproteinemia

13

76,4

18

75,0

Hiperproteinemia

1

5,9

0

0

NUS aumentado

2

11,8

1

4,2

ALT aumentado

0

0

0

0

( ) número de casos.   *prueba inmunoenzimática CITER, INDEXX. NUS nitrógeno ureico sanguíneo ALT alanino amino transferasa.

En relación a las variaciones de los leucocitos, el 58,8% de los caninos ELISA (+) presentó Leucopenia con neutropenia, 29,4% linfopenia y 47,0% eosinopenia. Estos hallazgos corroboran lo publicado por otros autores, en el sentido que Leucopenia por neutropenia y linfopenia no están siempre presentes en todos los caninos con parvovirosis, o si ocurren, pueden ser pasajeros (Jacobs y col., 1980; Meunier y col., 1985; Mason y col., 1987; Pollock y Coyne, 1990).

En los pacientes ELISA (-) se determinó que 54,2% presentó Leucopenia y 12,5% Leucocitosis, 41,6% neutropenia, 25,0% linfopenia y 58,3% eosinopenia. La disminución de la serie blanca en estos pacientes, podría explicarse por la existencia de otros agentes etiológicos virales en los caninos, que aunque no fueron demostrados en este estudio, también producen dichas variaciones hematológicas como el virus del distemper y de la hepatitis infecciosa (Swango, 1989), o por una demanda masiva de neutrófilos a nivel tisular producto de la gastroenteritis.Como se puede apreciar en el cuadro 2, un alto porcentaje de caninos ELISA positivos como negativos presentó hipoproteinemia, 76,4% y 75,0% respectivamente. En la mayoría de los casos la hipoproteinemia estaba asociada a hipoalbuminemia e hipoglobulinemia, lo que se interpreta como una pérdida de proteínas por el cuadro entérico hemorrágico que cursaban los animales. Por otra parte, al relacionar en los animales que presentaron anemia, el volumen globular aglomerado y la proteína plasmática disminuidos, se deduce que la causa de la anemia es por pérdida de sangre. Hipoproteinemia debido a hipoalbuminemia se había descrito en caninos afectados de parvovirosis (Jacobs y col., 1980), pero, en un menor porcentaje de pacientes a los del presente trabajo.

Los resultados de este estudio permiten señalar que en caninos con signos clínicos de gastroenteritis hemorrágica aguda, el parvovirus canino tipo 2 es detectado por la prueba inmunoenzimática comercial utilizada. No obstante, no es único agente responsable, de ahí la importancia de la realización de exámenes de laboratorio de distinta índole, complementarios al examen clínico, para un correcto diagnóstico diferencial.

La prueba de ELISA utilizada, permite un diagnóstico de la infección por parvovirus en forma rápida lo que facilita la iniciación de un tratamiento oportuno.

Referencias

ABALOS, P., P. BERRIOS, J. CORREA, M. LUENGO. 1982. Aislamiento de parvovirus canino en perros con gastroenteritis. Arch. Med. Vet. 14: 47-49.

APPEL, M.J., B.J. COOPER, H. GREISEN, F.W. SCOTT, L.E. CARMICHAEL. 1979. Canine viral enteritis. I. Status report on corona and parvo-like viral enteritides. Cornell Vet. 69:123-133.

BRUNNER, C.J., L.J. SNVANGO. 1985. Canine parvovirus infection: Effects on the inmune system and factors that predispone to severe disease. Comp. Cont. Ed. Pract. Vet. 7:979-989.

CARMICHAEL, L.E., J.C. JOURBERT, R.V. POLLOCK. 1980. Hemagglutination by canine parvovirus: Serologic studies and diagnostic applications. Am. J. Vet. Res. 41:784-791.

COOPER, B.J., L.E. CARMICHAEL, M.J. APPEL AND H. GREISEN.1979. Canine viral enteritis. 11. Morphologic lesions in naturally, coccurring parvovirus infection. Cornell Vet. 69:134144.

ERNST, S., S. MONTES, A. HUBER. 1987. Prevalencia de parvovirosis clínica en una población canina hospitalaria de Valdivia, Chile: Distribución temporal y determinantes climáticos. Av. Cs. Vet. 2:99-104.

HEALD, R.D., B.D. JONES, D.A. SCHMIDT. 1986. Blood gasand electrolyte concentrations in canine parvoviral enteritis. J. Am. Anim. Hops. Assoc. 22:745-748.

JACOBS, R.M., M.G. WEISER, R.L. HALL, J.J. KOWALSKI. 1980. Clinicopathologic features of canine parvvoviral enteritis. J. Am. Anim. Hosp. Assoc. 16: 809-814.

MASON, M.J., N.A. GUILLET, B.A. MUGGENBURG.1987. Clinical, pathological, and   epidemiological aspects of canine parvoviral enteritis in an unvaccinated closed Beagle colony: 19781985. J. Am. Anim. Hosp. Assoc. 23:183-192.

MENDOZA J., P. BERRIOS. 1981. Enteritis viral canina: parvovirosis canina. Monografías Med. Vet. 1:7-22.

MEUNIER, P.C., B.J. COOPER, M.J. APPEL, D.O. SLAUSON, 1985. Pathogenesis of canine parvovirus enteritis: The importance of viremia. Vet. Pahtol. 22:60-71.

PARRISH, C.R., P.H. O'CONNEL, J.F. EVERMANN, L.E. CARMICHAEL. 1985. Natural variation of canine parvovirus. Science 230:1046.

PARRISH, C.R., C.F. AQUADRO, M.L. STRASSHEINI. 1991. Rapid antigenic-type replacement and DNA sequence evolution of canine parvovirus. J. Virol. 65:5644.

POLLOCK, R.V., M.J. COYNE. 1993. Canine parvovirus. Vet. Clin. North. Am. 23:555-568.

SCHALM, O.W, N.C. JAIN, E.J. CARROL. 1975. Normal values in blood morphology. In: Veterinary Hematology, pp. 95-96. Lea and Febiger, Philadelphia, USA.

SWANGO, L.J. 1989. Canine viral diseases. In: Ettinger, S.J. edition, W.B. Saunders Company, Philadelphia, USA.

Recibido el 16 de agosto de 1994, aprobado el 31 de octubre de 1994.